Jorge Castro usó datos falsos para justificar el millón del bicentenario

El diputado oficialista de Nuevas Ideas, Jorge Castro, intentó justificar la aprobación de un millón de dólares para la celebración del bicentenario con datos mencionados a la ligera sobre el gasto de otros países. La justificación del diputado, además de los datos, iba acompañada por la afirmación de que el millón de dólares era necesario para demostrar la “sensibilidad” con la historia salvadoreña. Una experta en discurso público señaló que el plan estratégico del Ministerio de Cultura no menciona por ninguna parte el bicentenario como un apartado especial. La única institución que se encarga exclusivamente de la conservación y promoción de la historia del país solo ha tenido un pequeño incentivo del Estado este año, de $5 mil, para programas educativos. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Por David Penado

Por David Penado

Carmen Valeria Escobar

Carmen Valeria Escobar

El diputado oficialista de Nuevas Ideas, Jorge Castro, justificó el millón de dólares que fue aprobado en la Asamblea Legislativa el 17 de agosto —para las celebraciones cívicas en El Salvador por haber cumplido 200 años desde de la independencia de América Central de la corona española—, bajo el argumento de que otros países gastaron más dinero y que el Estado salvadoreño no debía escatimar recursos para no caer en la insensibilidad con la historia.

“Más de siete países latinoamericanos han celebrado esto. México gastó $230 millones en esta celebración, Ecuador gastó $100 millones, Guatemala $1.23 millones. Acá, decir que por la pandemia no podemos poner atención a esto es no conocer la sensibilidad en la historia y la trascendencia de todo esto y el impacto que tiene en la población”, afirmó el diputado Castro, en la sesión plenaria del 17 de agosto.

La afirmación, sin embargo, es falsa. La sección de verificación del discurso público, Ojo de Gato de GatoEncerrado, encontró que los datos mencionados por el diputado Castro no corresponden a los montos reales que se gastaron en esos países para celebrar el bicentenario y construir monumentos, entre 2009 y 2021 (según sea la fecha en que esos países se independizaron). En otras palabras, el funcionario recurrió a pronunciar datos a la ligera, que no había comprobado, con el afán de justificar el millón de dólares aprobado en El Salvador para gastos y celebraciones cívicas. Además, su justificación contrasta con el bajo nivel de prioridad que la gestión del presidente Nayib Bukele le otorga a la historia salvadoreña y a la cultura, como ha revelado GatoEncerrado en casos como la complicidad en la destrucción del sitio arqueológico y patrimonio cultural Tacushcalco.

¿Por qué es falso?

Información oficial de los países mencionados por el diputado Castro y publicaciones periodísticas contradicen los montos asignados para celebraciones cívicas por el bicentenario y monumentos.

El periódico ecuatoriano “El Universo” informó que el gasto de su país para la celebración del bicentenario por el primer grito de independencia, en 2009, no fue de $100 millones, como indicó el diputado Castro, sino de $2.5 millones. El bicentenario por los 200 años de independencia en Ecuador se celebrará en mayo de 2022, con la conmemoración de la Batalla de Pichincha, y su asignación presupuestaria aún no ha sido discutida. 

El Instituto Nacional de Transparencia, encargado del Acceso a la Información en México, reveló que el bicentenario celebrado en 2010 costó oficialmente un total de 2,930 millones de pesos mexicanos, que convertidos a dólares es un total de $146 millones. Diversos medios confirmaron que las celebraciones terminaron costando 4 mil millones de pesos mexicanos; es decir, $197.7 millones.

En Guatemala, cuya fecha de celebración del bicentenario es la misma que la salvadoreña, inicialmente se anunció que el gasto sería de 68 millones de quetzales provenientes del presupuesto de la nación para las celebraciones y la construcción de un parque. Pero, a raíz de la pandemia por COVID-19, la celebración fue suspendida. El periódico Prensa Libre encontró, a través del sistema en línea de compras del Estado guatemalteco, Guatecompras, que las instituciones gubernamentales adjudicaron un total de 32.1 millones de quetzales ($4.1 millones) en compras que fueron repartidas entre una licitación de 29.9 millones de quetzales ($4 millones) para la construcción del parque y el resto destinado a banderas, bolsas y artículos conmemorativos. 

Los gastos por país

País
Año de celebración
Gasto
Ecuador
2009
$2,255,000
Chile
2010
$3,000,000
México
2010
$197,691,080
Argentina
2010
$4,674,823.94
Paraguay
2011
$19,784,714
Uruguay
2011
$5,000,000
Guatemala
2021
$4,143,329.28
Costa Rica
2021
$3,813,888

Fuente: Elaboración propia con datos oficiales y de reportes periodísticos, que pueden ser consultados al dar clic sobre el nombre de cada país.

“No conocer la sensibilidad de la historia”

No solo el diputado Jorge Castro justificó la aprobación de un millón de dólares para la celebración del bicentenario como un reconocimiento y “sensibilidad” con la historia salvadoreña —que al final no ocurrió, ya que el presidente Nayib Bukele se encerró en Casa Presidencial durante las protestas del 15 de septiembre—. La vicepresidenta de la Asamblea Legislativa, Suecy Calleja, también comentó: “No seamos miserables con nuestra historia. No nos lo merecemos”.

Para verificar el compromiso de la Asamblea y el gobierno de Bukele con la historia salvadoreña, GatoEncerrado contactó a miembros de la Academia Salvadoreña de la Historia y confirmó que el aporte del Estado hacia esa institución es de tan solo $5 mil, tal como está planteado en la Ley de Presupuesto 2021.

La Academia Salvadoreña de la Historia, aunque no es una institución estatal, es la única que se encarga exclusivamente de trabajar en la conservación y promoción de la historia de nuestro país. Los $5 mil que recibe del Estado son una contribución para desarrollar proyectos educativos, según comentaron académicos que trabajan con documentos de gran valor histórico para el país. La Academia también colabora con universidades y ofrece cursos sobre historia nacional para poder generar otros ingresos que le permitan sostenerse.

Amparo Marroquín, profesora investigadora en el Departamento de Comunicación y Cultura de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), dijo a esta revista  que  el Plan Estratégico Institucional del Ministerio de Cultura no menciona el bicentenario de la independencia como un apartado especial.

“Esto hace pensar que desde la planificación no se tuvo sensibilidad a esta conmemoración histórica. De hecho, el plan estratégico le apuesta a los temas que tradicionalmente han sido competencia de estos espacios desde la firma de los acuerdos de paz: patrimonio y arte (difusión y formación), aunque añade algunas consideraciones sobre el mundo multicultural y digital”, comentó Marroquín. 

A partir de la frase del diputado Castro, la académica Amparo Marroquín llama a hacer las siguientes preguntas a la hora de escuchar el discurso público de los funcionarios: “¿De qué historia estamos hablando cuando hablamos que hay que valorar la historia?, ¿cuáles son las actividades que hay en el plan estratégico del Ministerio de Cultura para conseguir que los salvadoreños valoren la historia?, ¿cómo se ha involucrado a los medios de comunicación, a las instituciones educativas y a líderes sociales desde el Estado para que esto sea posible?”. 

Más de GatoEncerrado