Foto/Emerson Flores

“Estamos en una fase de recuperación de confianza y credibilidad”: Anabel Belloso

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Por Xenia Oliva

Por Xenia Oliva

Yolanda Anabel Belloso se ha convertido en una de las principales voces del FMLN, el único partido de izquierda en El Salvador, que actualmente vive uno de los momentos más complicados en su historia electoral. Pasó de ser diputada suplente en la legislatura 2015-2018 a diputada propietaria en 2018-2021. 

En su segunda participación, 2021-2024, fue la candidata del FMLN que más votos obtuvo, de los tan solo cuatro diputados que ganó el partido y que al tomar posesión se dividieron en dos: Belloso y Dina Argueta votan unificadas e impulsan iniciativas en conjunto. El diputado electo como jefe de fracción del FMLN Jaimen Guevara y Marleni Funes integran el otro grupo.

Aunque en el pasado el FMLN se caracterizó por votar unificados en el pleno, en esta legislatura quedó “instaurado” que “cada quien asume la responsabilidad de justificar el por qué de su decisión”, sostiene Belloso. 

La elección del jefe de fracción en la Asamblea Legislativa tardó dos meses y se evidenció que fue una de las principales diferencias. Belloso dice que ella y su colega Dina Argueta no cuestionan el nombre de Jaime Guevara sino el proceso, pues se puso por votación del Consejo Nacional del partido cuando los estatutos del partido le dan ese mandato al grupo parlamentario y el consejo solo ratifica. 

En esta entrevista, Belloso también cuestiona el trabajo de la “nueva Asamblea” controlada por Nuevas Ideas. “Pareciera que se ha vuelto un anexo nada más del Órgano Ejecutivo, específicamente de Casa Presidencial, donde se le aprueba prácticamente todo sin mayor discusión”, dice. 

Sin embargo, aunque el FMLN cuestiona las decisiones antidemocráticas del gobierno de Bukele, no se atreve a condenar a los gobiernos de Nicaragua ni Venezuela. “Hay contextos diferentes, a veces no se pueden igualar todas las situaciones. Lo que se debe buscar es que la vía pacífica sea siempre la resolución de los conflictos, donde se garanticen los derechos y libertades de la población”, sostiene Belloso. 

En esta entrevista, Belloso habla de la necesidad de instaurar un proceso de relevo para garantizar la continuidad del proyecto político del FMLN. Así como la necesidad actual de que el partido pueda recuperar la confianza y la credibilidad ante la población, sobre todo ante aquellos que también se consideran de izquierda. Reconoce la evolución de los movimientos sociales en el país y sobre todo de la juventud, que pese a sus diferencias y distintas áreas de procedencia, como el arte, activismo ambiental o político, han logrado unirse para defender la democracia y rechazar la dictadura. Por ello, Belloso considera que el FMLN está en un momento clave para poder determinar cuál será su rol en este momento de la historia del país. Por su parte, asegura que mantendrá su papel como voz de denuncia, agente contralor desde la Asamblea y cumpliendo sus promesas de campaña. 

La diputada del FMLN, Anabel Belloso, señala que la palabra oposición ha sido "satanizada" y explica que su rol como opositora es ser un "contrapeso" necesario. Foto/Emerson Flores

¿Cómo ha impactado el contexto actual en su papel como diputada de oposición? 

Del primero de mayo hacia acá, la característica propia de un parlamento, de una Asamblea donde dentro de su quehacer está la deliberación de los temas, la discusión, el análisis de las iniciativas que se puedan presentar de diferentes sectores, los mismos partidos políticos, prácticamente se ha perdido, dado que la correlación le da los números a Nuevas Ideas para poder decidir. Lo hemos venido señalando desde un inicio, que se perdió esa característica propia de un parlamento y obviamente por momentos pareciera que se ha vuelto un anexo nada más del Órgano Ejecutivo, específicamente de Casa Presidencial, donde se le aprueba prácticamente todo sin mayor discusión. En ese contexto, que es nuevo, digamos, luego de la firma de los Acuerdos de Paz no había existido un escenario así, siempre se había requerido que los diferentes grupos o partidos expresados en la Asamblea hicieran esfuerzos por llegar a consensos. Obviamente eso limitaba también a veces aprobaciones, donde dependiendo del tema a veces algunos no apoyaban y ahí se quedaban. Era de las características de las legislaturas anteriores, sin embargo hubo la capacidad, así como lo fue en los Acuerdos de Paz, de llegar a acuerdos y con eso ir avanzando en ciertas cosas. 

Hoy se ha satanizado la palabra oposición y la utilizan para decir que te oponés por oponerte, sin razón, sin argumento, cuando no es ese el rol que juega un partido de oposición en una Asamblea Legislativa, que es uno de los órganos del Estado que debe hacer y recuperar el carácter de contraloría entre órganos, que funcionen los pesos y contrapesos, más allá de la correlación numérica que se pueda tener. Por eso, al menos como FMLN, puedo decir que previo al inicio de la legislatura, pero ya con claridad del escenario al que veníamos, buscamos que nuestro trabajo fuera orientado, por un lado, a la denuncia, señalar aquellas cosas que obviamente van en contra de los intereses de la población y que quieran ser aprobadas en la Asamblea Legislativa imponiendo la correlación numérica de Nuevas Ideas y sus aliados. Sin importar el número de votos sí ejercer esa contraloría. Luego también, siendo voz, siendo denuncia, pero no dejar de lado acompañar iniciativas de aquellos sectores que lo vean conveniente o que nos buscan como poder acompañarlos en esas peticiones que tienen ante la Asamblea Legislativa y ven en nosotros una opción para poder incorporarlas al análisis y al estudio. Eso y también nosotras proponer desde nuestra plataforma, que para nosotros fueron compromisos que asumimos desde la campaña delante de los diferentes sectores de la población salvadoreña y que forman parte de nuestra agenda de trabajo. 

Más allá también de que algunos puedan decir y ustedes cómo creen que van a aprobar algo si solo son cuatro votos, es obviamente un escenario complejo, sin embargo, sabemos que al final la incidencia no se limita solo a las cuatro paredes de la Asamblea Legislativa, sino que va más allá. Y principalmente en este contexto vemos cómo el oficialismo ha tomado control prácticamente de todas las instituciones, la incidencia es desde afuera. Y quienes tienen que explicar por qué no acompañaron o votaron por una de las iniciativas que se incorpora a petición de los diferentes sectores o desde otros grupos parlamentarios, pues son ellos, que podrían fácilmente estar acompañando esas iniciativas. 

En ese marco nosotros hemos presentado iniciativas junto a sectores. En el caso del Bitcoin, algunas organizaciones nos han buscado para solicitar la derogatoria, para solicitar reformas puntuales en materia de pensiones para que no se paguen en bitcoin. Además hemos presentado otras que hemos coincidido con la compañera Dina Argueta, para solicitar disposiciones transitorias para regular el subsidio de la energía eléctrica, el alto costo de los combustibles, la revisión anual del salario mínimo, en fin. Y hay que decirlo, ante esas diferentes iniciativas no ha habido realmente una disposición de las comisiones de analizar. En algunos casos, que son las específicas del bitcoin, sí, pero no para que se analicen sino para descartarlas de una sola vez. 

Respecto a las acciones que usted menciona, hay una gran parte del aparataje del gobierno que se ha dedicado a minimizar a la oposición. Usted y la diputada Dina Argueta han comenzado a compartir gráficas al estilo de Pictoline o han llegado a plataformas como TikTok, ¿estas ideas han sido de ustedes o han sido consensuadas con toda la fracción del FMLN? ¿Les ha ayudado a acercarse a la población? 

Uno de los grandes retos que hemos tenido como partido, no es la excepción el grupo parlamentario, incluso aún sigue siendo un reto, es la comunicación, cómo trasladar a la gente de manera más clara, hasta en resumen si se puede decir, temas que muchas veces son complejos, porque sabemos que hoy la gente se informa en cuestión de minutos o segundos, principalmente a través de las redes sociales. Eso ha sido parte del esquema de trabajo en este período legislativo, cada quien cuenta con un tipo de apoyo de trabajo de las comunicaciones y digamos que surgen las iniciativas para poder utilizar las diferentes formas de comunicación, ya sea videos cortos, infografía. 

Dependiendo de los temas, qué es lo que mejor puede servir para trasladar la información a la gente porque en otros momentos, debo decir que fue algo que quizá no se priorizó y eso de una u otra forma nos pasó factura, no logramos comunicar muchas veces todo lo que se hizo y por eso a veces hay una percepción de que no hubo nada. Un ejemplo claro es el de nuestros gobiernos, más allá de los retos y desafíos, sí hubo muchas cosas que se hicieron, pero no se comunicaron. Eso era el esquema que hubo en su momento de no utilizar los recursos, que ya son escasos, porque solo era para prioridades y se dejó como de lado el tema de la comunicación y la publicidad, que hoy lo vemos totalmente al contrario en este gobierno, que basa toda su función en la comunicación y en la generación de percepciones aun cuando estas sean fuera de la realidad.

¿De todo esto, qué es lo que más les ha funcionado?

Funcionan mucho las infografías, cuando se hace uso de temas como tendencia o de imágenes que se hacen tendencia, los mismos memes, la figura. Eso le atrae la atención y hace que se informen sobre lo que trata una imagen. Luego los videítos también son bastantes efectivos para llegar a la población. Por lo menos, a través de la medición que uno puede hacer en redes, los alcances quizá mayores los tienen esas dos cosas. 

No se puede obviar que tanto usted como la diputada Dina Argueta se han convertido, de alguna forma, en el rostro del FMLN en este momento. Para usted, ¿qué le gustaría que el partido estuviera haciendo en las comunidades, en las calles? ¿Qué acompañamiento necesitan ustedes del partido y sus líderes? 

En este caso, justamente luego del resultado y del proceso electoral del 28 de febrero de este año, el partido ha entrado en un proceso, no sé cuál es la palabra más exacta o que más se ajusta, pero sí como para definir el rol del momento, el rol que la historia le demanda al FMLN como partido de izquierda, como partido revolucionario, democrático, en un contexto en el que sabemos que se instaura un régimen autoritario, con características de una dictadura, donde la militarización vuelve a fortalecerse, donde hay restricción de derechos, donde ya no hay independencia entre los órganos de Estado. En ese proceso digamos que hemos estado; sin embargo, la militancia en el territorio es sabia y tiene la claridad de a quién nos enfrentamos, de alguien que ve al país como un instrumento para satisfacer sus intereses, los de su grupo, específicamente Bukele y su círculo, que están utilizando el poder formal de las instituciones para consolidar su poder económico y la militancia nuestra lo sabe, lo reconoce y obviamente tiene la disposición, la firmeza, la convicción de seguir trabajando, de seguir luchando. Claro que también estamos buscando identificar cómo en este momento actual la gente se moviliza en defensa de nuestro proceso democrático, en defensa de los derechos, en resistencia también, que es el otro término, en resistencia activa que lleva a la acción. 

El trabajo en el territorio del partido obviamente tiene diferentes niveles de desarrollo, no estamos de la misma forma en todos los municipios, sería mentirnos nosotros mismos decir eso. Creo yo que la capacidad organizativa en el territorio, más allá del número que pueda ser en un municipio chiquito, está. Hay una expresión y es lo que hoy tenemos que hallar de manera creativa cómo ir al encuentro de la gente, cómo recuperar realmente la confianza de la población y la credibilidad. Porque si la gente se ha visto en las expresiones de los últimos días, ya señala las acciones del gobierno, las cuestiona, se pronuncia en contra, hay ya un despertar de un sinsabor ante las acciones u omisiones del actual gobierno que no da respuesta a los problemas que la gente vive en el día a día. 

Entonces, ¿cómo el FMLN se puede colocar como esa opción que la gente mire? Que nos vea con credibilidad, con coherencia y en eso entra también el rol que como diputadas se ejerce en la Asamblea Legislativa, porque es la cara visible de los partidos políticos a la población en general, en este caso si actúas coherente en la Asamblea, según el mandato que la población te delegó, vas a ir contribuyendo al trabajo que en el territorio debe estar haciendo el partido. Es una combinación que debe existir. ¿Es fácil? No. No estamos en un momento pleno de capacidad organizativa, de movilización, pero vamos en eso, tratando de avanzar, de ubicar bien el rol y el papel que el Frente debe jugar en este momento. 

El FMLN se comportó, en legislaturas anteriores, como un bloque. Pero en la actual legislatura, en la que solo hay cuatro diputados, parece que hay dos grupos. Belloso dice que se respeta la decisión de cada quien. Foto/Emerson Flores

Con lo que usted decía de cómo la gente sigue las acciones de los partidos, algo que no fue tan bien visto fue la forma en cómo se eligió al jefe de fracción.

En eso nosotras fuimos claras cuando recién pasó esa decisión, que fue por parte del Consejo Nacional del partido, que desde nuestro punto de vista no cuestionamos la persona, es un compañero, es militante del partido, sino el procedimiento. ¿Qué hubiésemos querido? Que así como nosotros tenemos, desde el estatuto del partido, el mandato que es el grupo parlamentario el que elige y que el consejo solo ratifica. Es más el cuestionamiento del procedimiento. Por qué no respetar lo que el estatuto decía. Fue una mayoría del consejo la que tomó la decisión por votación. 

Después de eso, nosotros también dijimos que independientemente de ello, de no coincidir y no estar de acuerdo con el procedimiento de la elección, pues íbamos a seguir desempeñando nuestro trabajo legislativo, pues no está vinculado o ligado directamente si estás en un cargo específico o no.

Ahora como fracción, ¿están trabajando en conjunto los cuatro, se reúnen los equipos? ¿Han logrado que el presupuesto sea repartido equitativamente?

Antes del nombramiento de la coordinación ya habían acuerdos, pláticas que tenemos como grupo, dentro de eso el esquema justamente de que cada quien tuviera la posibilidad de hacer sus propuestas de equipo, en el marco del presupuesto asignado al grupo. Hay reuniones de intercambio, la mayoría de veces están incluso presentes representantes de la Comisión Política, como mecanismo de coordinación directa. Haciendo siempre los esfuerzos de poder coincidir plenamente en los planteamientos, sin embargo, hay que decirlo, y, como desde un inicio ha sido visible, que ya no hay como una resistencia a poder diferenciar opiniones que se traduzcan en votaciones diferenciadas. 

Creo que yo que en este caso cada quien asume la responsabilidad de justificar el por qué de su decisión y eso prácticamente creo que ha quedado instaurado como parte de esta legislatura, de este período. En el pasado había siempre, y no es que no hubiese debate porque yo formé parte del grupo parlamentario anterior, pero se procuraba que al llegar al momento de la votación en el pleno llevar unificada una posición, más allá que en el debate algunos estuvieran de acuerdo con una cosa, otra no, pero consensuada. Y hoy quizá como somos poquitos, algunos dicen que no puede ser que siendo cuatro no se pongan de acuerdo, pero yo creo que el respeto también a tener esa diferencia, en todo caso, a veces de visiones e incluso se pueden dar votaciones diferenciadas. Hemos tratado de que la militancia entienda, aunque se pueden hacer esfuerzos por hablar, dialogar, pero si en algún momento es imposible coincidir plenamente cada quien va a verlo según su opinión, su criterio, de cómo ve que debe actuar ante una decisión.

¿Entonces con el tema del presupuesto no ha habido problemas? 

Ahorita nosotros todavía tenemos, hablando del caso particular, hemos cubierto una parte del equipo de apoyo, todavía falta otra. Pero en el entendido que se respeta esa asignación presupuestaria. Y otros criterios a los que también ya habíamos llegado previo incluso al nombramiento por parte del Consejo Nacional de la Coordinación. Y aquí hay que decirlo, teniendo en cuenta techos presupuestarios que no excedan en ningún momento, tampoco ha habido resistencia de decir tienen que ser estos grandes salarios, no, porque hay un contexto que entendemos que el presupuesto tampoco es que sea en abundancia y además con la claridad, al menos, y ya lo hemos dicho públicamente con Dina de poder transparentarlo, hacerlo público. Es algo que la población debe saber, sobre todo en un contexto también donde la Asamblea Legislativa, de manera oficial, institucional, niega el acceso a este tipo de información. Con criterios del personal que respondan a un perfil, con su capacidad técnica, formación y sobre eso pues tomar las mejores decisiones tratando uno de hacer suficiente el recurso. No se ha terminado de concretar las contrataciones, sí debo decirlo, pero esperamos que pronto se logre. Al menos de parte mía, respetando lo que ya se había establecido en los criterios. 

Si no me equivoco, usted fue parte de la juventud del FMLN, ¿qué ha pasado con la juventud actual del FMLN? 

Desde julio de 2019 asumen las nuevas instancias de dirección partidaria, hay una Secretaría Nacional de Juventud electa, sin embargo quizá no ha sido tan visible el trabajo. Hay muchos esfuerzos, no solo a nivel nacional sino que debo reconocer que a nivel departamental, en muchos departamentos funciona la Secretaría Departamental de Juventud, en otros casos hasta nivel municipal. Pero quizá no ha tenido tanta actividad así como pública o que se reconozca, pero que está la instancia de estructura interna está ahí. Habría que hacer un análisis más a detalle de qué acciones o qué plan se implementó o se buscó implementar, porque la verdad que no ha habido mayor actividad como en otros momentos. 

Estamos en un contexto en el que se está reduciendo el presupuesto de educación, por otro lado se está incentivando la militarización, por eso parece ser un momento crítico para la juventud. 

Creo que uno de los grandes retos también que hay como partido es esa capacidad de incentivar a las juventudes a organizarse, bueno, la juventud se organiza a través de diferentes intereses… 

De hecho, en la marcha del 15 de septiembre se vio que la juventud está interesada. 

Sí, claro, a través de diferentes intereses y es válido, desde las organizaciones estudiantiles, el arte, el deporte, la cultura, la ciencia, en fin la diversidad de intereses que motivan a las juventudes es amplia. Creo que ahí es donde el Frente debe entender que no todos van a ir por la vía de la organización político partidaria, pero no quiere decir que haya apatía, como a veces se ha tratado de decir que la juventud es apática. Hay que seguir haciendo esos esfuerzos. El partido también en otros momentos ha tenido su parte organizativa vinculada al movimiento social, al movimiento estudiantil, desde las juventudes. Eso creo que hay que retomarlo con más énfasis. Es lo que digo yo, estamos en una fase de recuperación de la confianza y la credibilidad y creo que poco a poco se puede ir fortaleciendo, en el caso específico de las juventudes, cómo el Frente también asume un rol. 

Ahorita creo yo que el contexto es como de acompañar y sumarse, no es como en otras épocas… por eso hay que definir bien el rol que vas a jugar. Creo que con esta diversidad de expresiones que movilizan a las juventudes, cómo ahí el Frente hace clic para poder acompañar también en las demandas de la juventud en estos temas que amenazan el desarrollo integral de las juventudes, limitan la concreción de un proyecto de vida para las juventudes. 

¿Qué oportunidades le dejo a los jóvenes en un país como el que tenemos ahorita? Instancias de juventud que no juegan un rol como el que deberían de tener según la ley, como es el caso del Injuve. Sí, es otro de los grandes retos. Nosotros como partido tenemos la Secretaría de Juventud y la Secretaría de las Mujeres, que son poblaciones que juegan un rol importante en nuestra sociedad y que también nosotros tenemos el reto de cómo hacer un trabajo articulado con esta parte de la población. 

La diputada Belloso asegura que 'no hay restricciones" en el partido para José Luis Merino, quien ha sido mencionado en la lista Engel. Foto/Emerson Flores.

La imagen de los líderes históricos del FMLN tiende a usarse por el presidente y sus funcionarios para desprestigiar su participación en movimientos, ¿cree necesario que el FMLN tenga nuevos líderes o que se desarrolle otra forma de ver al partido?

Creo que en todo proceso debe haber algo muy planificado en cuanto al relevo. En este caso, no de decir que porque los viejos ya están viejos que se aparten, que ya no estén, sino cómo combinás en ese universo de personas o en la organización esa experiencia que traen nuestros liderazgos históricos y la juventud; hay un momento como que se entrelazan, pero hay un momento en el que obviamente la juventudes tienen que asumir. Es un proceso como cuando se hace la sucesión en cualquier organización, en una empresa, si lo querés ver desde ese punto de vista. Tiene que ser bien planificado porque no es automático.

Hay un nombre que resalta mucho al hablar del FMLN, es el del señor José Luis Merino por su lugar en la lista Engel y las especulaciones de sus nexos con el actual presidente. ¿Hay restricciones en el partido para hablar de él? ¿Por qué no se habla si es necesario separarlo del partido o limitar su influencia? 

No hay restricciones. Creo que al final la militancia expresa también sus valoraciones, lo que creo que nosotros debemos aspirar como militantes de un partido es que las instancias  internas funcionen. Obviamente, nadie dice si alguien es culpable o no, no tenemos la forma o la capacidad de decir alguien hizo eso o esto otro. Creo que esas son cosas que él debería responder, en todo caso, ante dudas que puedan existir entre la misma militancia. Hay instancias dentro del partido que podrían jugar un rol, como el Tribunal de Ética del partido, la misma contraloría para quienes ejercemos función pública. Hay instancias que podrían ayudar y contribuir a dilucidar lo que tanto se dice para corroborar si eso no es, para no especular y no estar cuestionando. Porque también a veces se cree que porque uno dice algo, ya es que uno está diciendo que esa gente hizo eso, esa gente hizo esto otro, no. Al final creo que también, de manera responsable, cada quién debería tratar de solventar cualquier problema o algo que se puede estar señalando en contra de uno. No es que haya una instrucción de hablar o no hablar de esto, pero creo que como partido lo que deberíamos exigir, además como militantes del partido, es que funcionen las instancias correspondientes por el bien del proyecto, porque va más allá de una u otra persona. 

Hay un punto que suele generar críticas en redes sociales, es el tema de los continuos comunicados del partido a favor de los gobiernos de Nicaragua y Venezuela, ¿estos cuentan con el aval de todos ustedes? 

En algunos casos, yo como parte de la Comisión Política, por la rapidez con la que quieren sacarse o algo, no hay tiempo de una reunión previa, en algunos casos sí. Por lo general se comparten así por mensajes para que uno los lea, no siempre todos aportamos. Lo que debo decir y reiterar es que obviamente cada país vive sus procesos y lo que uno debe aspirar es que sean resueltos desde el enfoque del diálogo y que tampoco haya violaciones a los derechos, independientemente de que uno coincida o no desde una visión político o ideológica con uno u otro gobierno. La realidad de cada país es diferente, hay contextos diferentes, a veces no se pueden igualar todas las situaciones. Lo que se debe buscar es que la vía pacífica sea siempre la resolución de los conflictos, donde se garanticen los derechos y libertades de la población. 

¿Cómo ve usted la posibilidad de que exista un nuevo partido de izquierda en El Salvador?

Mire en este caso, yo soy Frente, estoy ahí, es mi partido donde nací, donde me organicé. Sin embargo, uno no puede decir que no tiene que haber o que va a haber, al final las mismas condiciones y el tiempo van pues llevando, así como surgió, en su momento, las organizaciones en los 70, que de ahí se unen y forman un solo partido, habrá que ver.  

Creo que lo que sí, lo que el momento reclama es que, ante la instauración de un régimen como el que tenemos, que haya diversidad de criterios de pensamiento, incluso hasta de ideologías, que hay coincidencia en algunos puntos, en este caso es por la defensa del proceso democrático, en contra de la dictadura y habrá variedad. Yo no descarto que pueda ser, que pueda surgir. Al final pues no podemos decir que solo el Frente es la izquierda, eso también sería como arrogancia. Hay diferentes expresiones de izquierda o personas que se identifican con la izquierda, que no necesariamente ahorita se identifiquen con el Frente, eso es así. O de pensamiento progresista, que tampoco ven en el Frente ahorita como la opción, por eso le decía que nosotros como partido estamos trabajando por la recuperación de esa confianza y de esa credibilidad de esa parte de la población que se identifica como persona de izquierda o progresista. No quiere decir que no puedan surgir otras expresiones, es así, por lo menos en un país democrático, al que todos aspiramos pues va a haber siempre variedades y opciones, ahí la población es la que decide al final. 

Más de GatoEncerrado