Incendios y sequía afectan áreas naturales protegidas del occidente del país

Foto/Emerson Flores

Emerson Flores

Emerson Flores

Este 22 de abril se celebra el Día Mundial de la Tierra con el objetivo de hacer conciencia sobre el cuidado de la tierra, sus recursos naturales y sus habitantes. GatoEncerrado visitó algunas áreas naturales protegidas afectadas por incendios y sequía.

El área natural protegida Zanjón El Chino, ubicado en el cantón Garita Palmera, municipio de San Francisco Menéndez, Ahuachapán, sufrió un incendio a finales de marzo que provocó la pérdida de más de 5 mil árboles de diferentes especies y significó la destrucción de nidales de cocodrilos e iguanas, entre otras especies de fauna silvestre. 

El guarda recursos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Juan Velásquez, dijo a Gato Encerrado que el incendió afectó casi 20 manzanas de terreno. 

Fátima Romero, bióloga de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES) explicó: “Si se queman los bosques la tierra pierde fertilidad, si se pierde fertilidad eso afecta los cultivos. También pierde la capacidad de infiltración de agua, porque el fuego lo que hace es consolidar la tierra y está ya no puede absorber. Eso hace que los mantos acuíferos se sequen”. 

Esta área natural protegida es uno de los tres humedales de la Barra de Santiago y contiene alrededor de 60 hectáreas. 

De igual forma, el manglar de Garita Palmera se encuentra seco porque no le llega agua salada ni dulce, por la obstrucción de la bocana y de ríos. Esto se debe a que la industria cañera construye represas en los ríos para el riego de monocultivos. Los manglares, además, son contaminados por los herbicidas que se usan para la producción de caña.

Este manglar es el segundo más grande del país después de Jiquilisco y va desde la Barra de Santiago hasta Metalío. 

Los manglares también conocidos como bosques salados son ecosistemas que se desarrollan entre el mar y la tierra. Según estudios realizados por el MARN, El Salvador ha pasado de tener 100,000 hectáreas de manglar rn 1950 a 40,000 en la actualidad. Esto se debe a la explotación de los suelos provocado por el monocultivo de la caña y el uso de agroquímicos. 

Según Fátima Romero, la importancia de los manglares es tal que sin ellos no hay vida, porque la mayoría de vida de los bosques marinos depende de ellos.

“Los manglares son conocidos como ecosistemas centinelas. Eso quiere decir que son los primeros en recibir los impactos del cambio climático. Están en medio de dos ecosistemas diferentes, porque están formados de agua dulce que entra de los ríos, y agua salada que viene de los mares, expresó Romero”.

Según el Tercer Informe Nacional a la Convención UNCCD, el 15 % de las tierras en El Salvador se encuentran severamente dañadas. Parte del problema es que el 90 %
de pequeños productores agrícolas no utilizan prácticas de conservación de los suelos.

El área natural protegida Zanjón El Chino sufrió daños debido a un incendio ocurrido entre el 29 de marzo y 1 de abril. La zona afectada pertenece a la porción 1-A1, una área de 30 manzanas que había sido reforestada.Foto/Emerson Flores

El bosque Zanjón El Chino se encuentra amenazado por el monocultivo de caña de azúcar que prevalece en la zona. Foto/Emerson Flores.

El área natural protegida Zanjón El Chino posee una extensión de 60 hectáreas y es uno de los 3 humedales de la Barra de Santiago. Es el hogar de diversas especies de flora y fauna. Foto/Emerson Flores.

El incendio destruyó nidales de huevos para la reproducción de iguanas y cocodrilos, así como el hábitat de otras especies en peligro de extinción. Foto/Emerson Flores.

El área natural protegida Garita Palmera está ubicado en la subcuenca El Aguacate o Brazao del Río Paz. Según estudios del MARN debería deería estar constituido por zonas pantanosas y ramificaciones hidrológicas. Sin embargo, gente que vive en la zona denuncia que el manglar no está recibiendo agua dulce proveniente del río Paz. Foto/Emerson Flores.

La bocana de Garita Palmera luce seca durante el día, cuando en años anteriores esto no ocurría, afirman habitantes de la zona. Foto/Emerson Flores.

El manglar de Garita Palmera se está secando porque no recibe agua dulce ni salada, debido a que el cause está obstruido. Foto/Emerson Flores,

Habitantes de la zona ya no usan sus lanchas para trasladarse por la bocana, debido al nivel del agua que es bastante bajo. Foto/Emerson Flores.

La falta de agua dulce en verano provoca el deterioro del manglar rojo y el manglar blanco. Según estudios del MARN es necesario rehabilitar el cause original del brazo del río Paz y desazolvar la bocana. Foto/Emerson Flores.

Habitantes de la zona ven limitadas las labores de pesca durante el verano. Foto/Emerson Flores.

La cuenca del río Paz es la fuente de agua dulce del manglar de Garita Palmera. Este tiene una extensión de 2,647 km2. El 34 % pertenece a El Salvador y 66 % pertenece a Guatemala. Foto/Emerson Flores. 

El río Paz pertenece a un área natural protegida, pero eso no ha evitado el uso del mismo para la extracción de arena y piedra. Además, existe la construcción de muros y cercos, denuncian personas afectadas que han visto disminuir su caudal. Foto/Emerson Flores.

Más de GatoEncerrado