“La gente quiere cambiar, pero se la llevan”

Foto/Emerson Flores

Emerson Flores

Emerson Flores

En un operativo del régimen de excepción, la Policía Nacional Civil (PNC) capturó a 27 personas que se encontraban en el interior de un centro de acogida llamado “Huellas de Esperanza” de la Iglesia Bautista Ebenezer, ubicado en la calle Sisimiles de San Salvador. Entre los detenidos había expandilleros que tenían años de haberse retirado de la Mara Salvatrucha o de las facciones sureña y revolucionaria del Barrio 18.

De acuerdo con testigos y habitantes de la zona, agentes de la Policía comenzaron a pasar por el lugar desde el mediodía de este miércoles 4 de mayo. Pero fue hasta las 6:00 de la tarde cuando tres vehículos policiales se estacionaron frente al centro de acogida. Uno de los encargados del albergue se mantuvo conversando con los agentes y abrió las puertas del recinto de manera voluntaria, para que los expandilleros salieran uno por uno. En ese momento, los policías esposaron a las personas y las subieron a los vehículos. El encargado prefirió no dar declaraciones públicas y se mantuvo en silencio durante todo el operativo policial. 

Huellas de Esperanza es un proyecto de la iglesia La Final Trompeta, fundada al interior del Centro Penal de Izalco que luego fue trasladada al Centro Penal de San Francisco Gotera y liderada por un expandillero. El lugar funciona como centro de reinserción social para pandilleros que aceptaron la fe cristiana mientras cumplían condena en prisión y que al salir en libertad no tenían a dónde ir. También fue una de las tres iglesias que trabajaban hasta 2021 en un proyecto pionero de reinserción que funcionaba gracias a la cooperación internacional.

Las personas que estaban en el albergue tenían problemas para regresar a sus antiguas comunidades donde siguen operando las pandillas a las que pertenecían o no tenían ningún familiar que los recibiera. También es un espacio en el que exmiembros de las tres pandillas conviven sin ninguna rivalidad.

Entre los capturados hay una persona en silla de ruedas y dos amputados. Según dijo uno de los encargados del lugar a medios de comunicación, ninguno de los detenidos tiene procesos pendientes ante la ley, pero la Policía explicó que serían acusados del delito de asociaciones ilícitas. 

Dos mujeres y un hombre que llegaron con preocupación al lugar, poco después del operativo, dijeron a GatoEncerrado que era injusto que la Policía se llevara a personas que ya habían cumplido su condena. Una de las mujeres agregó que “está bien que se lleven a personas que han cometido delitos, pero no está bien que se lleven a personas que no han hecho nada o que ya pagaron por sus crímenes”. También dijo que el poder de Dios puede cambiar a las personas y reinsertarse en la sociedad: “La gente quiere cambiar y se la llevan” a prisión.

Un aproximado de 50 policías participaron en el oprativo para capturar a expandilleros en el centro de acogida “Huellas de Esperanza”. Foto/Emerson Flores

Después de dialogar por un momento con el encargado del lugar, este abrió la puerta y los policías ingresaron para arrestar a 27 de las personas que se encontraban en el interior del centro. Uno de los capturados estaba en silla de ruedas. Foto/Emerson Flores.

GatoEncerrado intentó conversar con algunos de policías que estaban en el perímetro del operativo, pero ninguno quiso dar información ni explicar por qué razón estaban capturando a expandilleros que ya pagaron sus condenas en prisión. Foto/Emerson Flores.

Dos de las personas capturadas tenían amputaciones. Pero como todos los demás, fueron subidos a los vehículos policiales y trasladados hacia bartolinas. Foto/Emerson Flores.

En la cama de los tres vehículos policiales, los agentes agruparon a las 27 personas detenidas. Uno de los agentes dijo: “Ya no caben”, y otro le respondió: “unos encima de otros se van a ir”. Foto/Emerson Flores

A las personas capturadas, los agentes les preguntaban a qué pandilla pertenecían, pero solo respondían: “No somos pandilleros, ahora somos cristianos”. Los policías explicaban a los detenidos que si no decían a qué pandillas pertenecían, los iban a meter a las celdas con pandilleros rivales. Foto/Emerson Flores.

Desde arriba de los vehículos policiales, las personas detenidas tenían que entregar las pertenencias, como celulares, monedas o cualquier otra cosa que anduvieran en sus bolsillos. Foto/Emerson Flores.

Un policía toma una foto de los detenidos. El operativo duró aproximadamente media hora. Foto/Emerson Flores.

El centro de acogida, ubicado en la calle Sisimiles, ha funcionado por varios años como un hogar para  exmiembros de las tres principales pandillas del país. Foto/Emerson Flores.

Un pandillero retirado que se encuentra en silla de ruedas, es trasladado a bordo de una patrulla de la PNC. La policía no informó sobre las razones para detener a estas personas, tampoco dijeron nada sobre el lugar al que eran trasladados. Foto/Emerson Flores.

Según el antropólogo Juan Martínez y el pastor Mario Vega, las iglesias evangélicas y sus proyectos son la principal puerta de salida para miembros de pandillas que quieren cambiar sus vidas. Foto/Emerson Flores.

Más de GatoEncerrado