Foto/Carlos Hernández

Tuitero es procesado por ofender al presidente Bukele

La Fiscalía acusó a Luis Rivas, conocido en Twitter como El Comisionado, del delito de desacato en perjuicio de la administración pública y del presidente Nayib Bukele. Este 5 de septiembre, en la audiencia inicial, el juzgado le permitió seguir el proceso en libertad y pagar una fianza de $10 mil; sin embargo, la Fiscalía giró una nueva orden de captura.

Por Carlos Hernández

Por Carlos Hernández

La Fiscalía General de la República (FGR), impuesta por el oficialismo, acusó a Luis Alexander Rivas Samayoa, conocido en Twitter como “El Comisionado”, del delito de desacato en perjuicio de la administración pública y del presidente Nayib Bukele. Según el artículo 339 del Código Penal, el delito de desacato se aplica a personas que amenazan u ofendan el honor o decoro de funcionarios públicos. La sanción es de seis meses a tres años de prisión y aumenta en una tercera parte cuando se trata del presidente de la nación.

Rivas fue capturado el 21 de agosto luego de publicar una fotografía en la que se observaba a varios guardaespaldas que supuestamente daban seguridad a Karim Bukele, hermano del mandatario salvadoreño, “la novia, la mamá y otro hermano del presidente”, mientras se encontraban en Playa Dorada, Sonsonate. Ninguno de los hermanos del presidente tiene un cargo público.

“Ya no se puede bañar tranquilo uno en la playa, porque aparece el vergo de guaruras hijos de puta”, escribió desde la cuenta de Twitter @_elcomisionado_.

Posterior a la publicación, la Policía llegó al rancho donde Rivas se encontraba junto a su familia en una celebración de cumpleaños y se lo llevó detenido.

El abogado dijo que Rivas fue llevado al laboratorio de la División Técnico Científica de la Policía Nacional Civil (PNC), ubicado en la colonia San Francisco, San Salvador. Luego fue enviado a unas bartolinas en Ahuachapán para ser presentado ante los medios de comunicación, pero no se  concretó y, nuevamente, fue trasladado a San Salvador.

Rivas no fue acusado en el plazo de 72 horas, como establece la Constitución de la República. La Fiscalía usó el decreto del Régimen de Excepción, que suspende esa garantía, a pesar de que el delito no tiene relación con maras o pandillas.

Según la defensa, tampoco tuvo contacto con su familia y los medicamentos para la hipertensión, una operación en una de sus rodillas y dolores articulares. Todo esto fue suministrado hasta hace poco tiempo. 

La Fiscalía presentó la acusación hasta el 2 de septiembre y este lunes 5 de septiembre se realizó la audiencia inicial en el Juzgado Segundo de Paz. El Juzgado pasó el caso a la fase de instrucción, con la posibilidad de seguir el proceso en libertad y de pagar una fianza de $10,000. Sin embargo, unas horas después de haber concluido la audiencia, la Fiscalía giró una nueva orden de captura.

“Se ha hecho efectiva orden de captura contra Luis Alexander Rivas Samayoa. Una cosa es la libertad de expresión y otra es atentar contra la integridad de las personas. La libertad de expresión no puede ser usada para cometer delitos”, publicó el fiscal general, Rodolfo Delgado, sin detallar el delito del cual lo acusan. Según publicaron otros medios, el delito que se le atribuye es de revelación indebida de datos o información de carácter personal, que se sanciona con prisión de tres a cinco años.

Para hacer efectiva la nueva acusación, las autoridades esperaron a que finalizara la audiencia y trasladaron a Rivas hacia un pick-up estacionado en el  parqueo del Centro Judicial “Isidro Menéndez”. Durante el trayecto, agentes de la Policía trataron de bloquear el paso y empujaron a los periodistas que cubrían el caso.

Antes de entrar a la audiencia inicial, medios de comunicación le preguntaron a Rivas cómo se consideraba ante la acusación de desacato: “Soy inocente”, respondió. Minutos antes había entrado el fiscal del caso pero no quiso dar declaraciones.

Persecución a familiares de Rivas

Uno de los familiares de Rivas dijo a GatoEncerrado que se encuentran preocupados porque sospechan que son víctimas de persecución política, ya que han detectado intervención telefónica desde que se dio la captura de Rivas. Aunque no explicaron cómo lo han comprobado.

Además, expusieron que agentes de la Policía hacen frecuentes operativos en las residencias de Rivas y sus familiares. Esto los ha llevado a salir lo menos posible a la calle por temor a represalias y hay preocupación de que los adultos mayores de la familia se enfermen.

La captura de Rivas, que ha sido calificada como “arbitraria” en redes sociales, fue denunciada por diferentes tuiteros críticos y opositores al gobierno de Bukele; entre ellos Mario Gómez, quien también fue víctima de una detención arbitraria en septiembre de 2021.

Mientras tanto, la organización internacional Human Rights Watch (HRW) pidió la liberación de Rivas debido a que no hay un argumento de peso que constituya delito. 

“El Salvador: Luis Rivas, conocido (en Twitter) como El Comisionado, está detenido desde el 21/8. Es un reconocido crítico del Gobierno”, publicó en la red social el investigador Juan Pappier, que hace parte de la división para las Américas de HRW.

Pappier señaló que a Rivas “lo acusan de ‘desacato’, un delito que contradice estándares internacionales sobre libertad de expresión”. Y agregó: “Pedimos su liberación”.

Por su parte, grupos y usuarios de redes sociales afines al oficialismo han hecho eco de los mensajes que Rivas publicaba en Twitter, los que fueron catalogados como misóginos en contra de funcionarias del Gobierno y la Asamblea Legislativa. 

Más de GatoEncerrado