Gato cinéfilo

The Lighthouse: La locura como agente interno del ser humano

Alex Martínez

Alex Martínez

Fotógrafo y periodista independiente. Bloguero del sitio La habitación de las luces obscenas y colaborador en la revista Bulla.

The Lighthouse, nominada a Mejor Fotografía en los Oscars 2020, refleja cómo la soledad y el miedo por lo desconocido puede llevar a la locura hasta a la persona más cuerda. Robert Eggers hace un estudio sobre el ser humano, en su enfrentamiento con la naturaleza y los misterios que esta le oculta.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Desde su origen, el ser humano ha enfrentado sus temores más primigenios. El miedo a lo desconocido es parte fundamental de los instintos más bajos: La soledad, la noche, la enormidad del mundo y la incerteza del mar, son algunos factores que permitieron el surgimiento de los mitos, debido a la poca información. 

Al igual que en su ópera prima The Witch, de 2015, Eggers nos plantea cómo el ser humano debe enfrentar sus temores a la naturaleza y los mitos que surgen alrededor de ésta por la falta de conocimiento. El director retrata al ser humano en su camino a la locura, que surge debido a la sugestión y a la animalidad que lo lleva a corromperse y deja a sus protagonistas desnudos ante la incerteza de su provenir.

Eggers explora de manera sublime la decadencia del humano ante sus propios miedos y deseos más bajos. Como si fuera una versión más antigua del Señor de la Mosca (del autor William Golding), la película nos sitúa en una isla desolada donde dos faroleros deben convivir por semanas en situaciones llenas de precariedad y misterio. Los deseos sexuales, el alcohol, el aislamiento social y los delirios mentales son la combinación que llevará a nuestros protagonistas a tocar fondo de la forma más cruda.

Los actores Willem Dafoe y Robert Pattinson dan vida a los personajes de la película El Faro.

La historia de The Lighthouse gira alrededor de un joven aprendiz de farolero llamado Efraím Wisllow y un viejo león de mar llamado Thomas Wake, quienes deben pasar semanas en vigía para mantener en funcionamiento un faro de una isla desierta. La relación de estos dos extraños fluctúa entre la amistad en las borracheras y la lucha sobre quién tiene el mando en la situación. Cada uno posee un pasado turbio y secretos que poco a poco revelan su verdadera naturaleza. El faro es el único testigo y pieza clave del paso hacia la locura de los personajes.

Las referencias que oculta la cinta van desde la mitología griega, con el mito de Prometeo, hasta un acercamiento al mundo lovecraftniano. Además, según el director, la historia se basa en relatos verdaderos de antiguos faroleros que se mezclan con un ambiente viciado. Recuerda a Corazón delator, de Edgar Allan Poe, en el que un joven decide acabar con la vida de un anciano por no soportar su ojo informe, lo que lo llevó al abismo de su condición humana. Los personajes de esta cinta también nos llevan a esos seres olvidados y oscuros del expresionismo alemán.

*Fotos de la película

Alex Martínez

Alex Martínez

Fotógrafo y periodista independiente. Bloguero del sitio La habitación de las luces obscenas y colaborador en la revista Bulla.

Más de GatoEncerrado

Una cadena de ataques disfrazada de mensaje a la nación

En una cadena nacional, con la particularidad de presencia de la prensa, el mandatario salvadoreño juramentó a nuevos funcionarios, mostró los archivos que él dice son los únicos relacionados al caso El Mozote —y a los que no tuvo acceso el juez— y aprovechó para arremeter contra “el periodismo incómodo”, como él mismo le llama.

Carta abierta para quienes creemos en un mundo mejor

Estas líneas pueden parecer un poco románticas, ilusas. Y puede ser que sí lo sean. Pero nacen de la convicción de que otro mundo no sólo es posible, sino que ya existe aquí, respirando a nuestro lado. Lo he visto, lo hemos visto. En la organización comunitaria en el Papaturro, en el Bajo Lempa, en La Palma. En la lucha por la defensa del agua en Cabañas, Jiquilisco; Valle El Ángel, Nahuizalco. En la lucha de las mujeres trabajadoras de la maquila Florenzi, en las 17. En nuestras madres, nuestras abuelas, las cuidadoras.

Comenta

Publicidad