Foto/Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia

Bukele pone al frente de Hacienda a fundadores del partido Nuevas Ideas

El presidente Nayib Bukele hizo cambios en su gabinete. En el Ministerio de Hacienda nombró a dos fundadores de su partido Nuevas Ideas: como ministro juramentó a Alejandro Zelaya y como viceministro a Douglas Pablo Rodríguez, quien además es el actual secretario de la Comisión Electoral Nacional de ese partido. Bukele también nombró como nuevo superintendente del sistema financiero a Héctor Gustavo Villatoro, quien estuvo en el mismo cargo durante el gobierno del expresidente Elías Antonio Saca.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Julia Gavarrete

Julia Gavarrete

@PetizaGavarrete

Gabriela Villarroel

Gabriela Villarroel

@gaberoel

El gabinete de gobierno de Nayib Bukele presentó cambios la tarde de este martes 28 de julio de 2020, con la renuncia del ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, un funcionario que sobrevivió al cambio de gobierno con dos plazas, una como ministro ad honorem y otra como “asesor de despacho” con un salario mensual de $7,500. En su lugar, el presidente de la República ascendió al viceministro de ingresos Alejandro Zelaya, quien es uno de los fundadores del partido Nuevas Ideas y quien ha sido señalado de valerse de la emergencia sanitaria para vender protectores faciales al Ministerio de Salud por $750,000 a través de SYGM Asesores, una empresa que tiene como representantes legales a dos de sus empleados, según una investigación de El Diario de Hoy. 

El nuevo viceministro de Ingresos del Ministerio de Hacienda es Douglas Pablo Rodríguez Fuentes, quien estaba en la dirección general de impuestos internos y fue subdirector integral de Grandes Contribuyentes hasta octubre de 2019. También aparece entre los fundadores de Nuevas Ideas y funge actualmente como secretario de la Comisión Electoral Nacional (CEN) que se encarga de los procesos electorales de ese partido.

Entre los cambios en el gabinete también está la juramentación de Héctor Gustavo Villatoro como nuevo superintendente del Sistema Financiero (SSF) y quien estaba a cargo de la Dirección General de Aduanas (DGA), una dependencia del Ministerio de Hacienda encargada del combate al contrabando y la evasión fiscal. Villatoro ostentó el mismo cargo entre 2004 y 2009, en el gabinete del expresidente Elías Antonio Saca, condenado por peculado y lavado de $300 millones del erario público.

En la superintendencia, Villatoro reemplaza a Mirna Patricia Arévalo de Patiño y en la Dirección de Aduanas fue ascendida Samadhy Martínez. Estos cambios fueron confirmados a GatoEncerrado por el secretario de prensa de la Presidencia, Ernesto Sanabria, sin dar mayores explicaciones.

La renuncia de Fuentes

La noticia de que Fuentes dejaba el cargo al frente del Ministerio de Hacienda trascendió en redes sociales casi de manera paralela a la juramentación de Villatoro en Casa Presidencial. Fuentes se mantuvo en el cargo desde mayo de 2018, cuando el expresidente Salvador Sánchez Cerén reestructuró su gabinete de gobierno tras la derrota del FMLN en las elecciones para alcaldes y diputados de ese mismo año. 

Fuentes renunció en medio de una situación fiscal crítica en la región centroamericana debido a la emergencia por la COVID-19, que dejará una de las crisis económicas más profundas, según coinciden los economistas. La situación llevó a que el gobierno de Bukele solicitara a la Asamblea Legislativa la autorización para negociar cerca de $3 mil millones en préstamos, que se sumarían a los $645 millones aprobados dentro del presupuesto 2020. De ese monto, cerca de $2 mil 600 millones ya fueron negociados en bonos, lo que llevaría a que el país alcance una deuda superior al 92.1 % del Producto Interno Bruto (PIB). Según estimaciones del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), al cierre de 2020 El Salvador experimentará el mayor déficit fiscal de la región con un estimado del 11.9 % del PIB. 

En su última aparición pública el 27 de julio, en la comisión de hacienda de la Asamblea Legislativa, Fuentes intentó justificar el movimiento de $23.4 millones dentro del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) para la compra de granos básicos; que implicó una transacción no autorizada por la Asamblea Legislativa y comprometió los salarios de los trabajadores de Agricultura en 2020. La Corte de Cuentas de la República (CCR) ya abrió un expediente sobre este caso.

El Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) también pidió explicaciones al Ministerio de Hacienda dirigido por Fuentes, tras una publicación de GatoEncerrado y la denuncia de Tracoda sobre la filtración de una base de datos personales de 5 millones de salvadoreños. Fuentes dijo que ordenó una auditoría interna para determinar cómo fue colgada esa información en el sitio del Ministerio de Hacienda. 

Los cambios en el gabinete 

La renuncia de Nelson Fuentes al frente de Hacienda es la más reciente de una serie de renuncias y despidos ocurridos en el primer año de gobierno de Bukele. La primera fue a tan solo 10 días de la toma de posesión, cuando Roberto Cárcamo, abogado de la República, dejó el cargo de titular de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), que sería ocupado por el excandidato de Arena y exadministrador de mercados de San Salvador, Ricardo Cucalón.

Un mes después renunció el viceministro de Obras Públicas, Nelson Guardado, ahora presidente de GANA. En ese momento, aseguró que tomó la decisión para cumplir con su responsabilidad como diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), en donde fue electo desde 2006.

El cargo, aunque fue aprobado por Bukele y el ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez Herrera, “deja aristas en el sentido de la incompatibilidad de ambos cargos que arriesgan el mandato representativo ante el sistema de integración regional”, dijo Guardado. En ese momento, fue sustituido por el director ejecutivo del MOP, Saúl Castelar, que se mantiene como ad honorem, según el Portal de Transparencia de la institución.

El 15 de julio de 2019 renunció también el entonces presidente de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), William Granadino "para dedicarse a asuntos personales y empresariales". Sin embargo, Bukele informó que Granadino regresaría a ostentar el cargo de director ejecutivo del Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (Proesa) porque se sentía "más capacitado". En su lugar, fue nombrado Daniel Álvarez, un fundador de Nuevas Ideas.

El 26 de noviembre de 2019, además, depuso su cargo el entonces presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Carlos Federico Paredes. Reveló que el mismo presidente le pidió su renuncia "para que no le sirviera de escudo" ante un juicio que enfrentó, en esas mismas fechas, por estafa agravada.

Paredes fue procesado judicialmente junto a César Alvarado, ex viceministro de Vivienda de la administración del expresidente Francisco Flores. La Fiscalía General de la República (FGR) acusó a ambos de haber engañado a tres personas ofreciéndoles lotes que eran propiedad del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA). Las víctimas aseguraron que Paredes y Alvarado les cobraron $700,000 por la venta de 26 lotes, pero que no fueron entregados en su totalidad.

El pasado 4 de febrero se conoció que los dos imputados conciliaron con las víctimas y que debían pagar $350,000. Un total de $192,000, además, "serían liberados por parte del IPSFA a favor de los afectados".

Al inicio de la pandemia también hubo cambios en el Ministerio de Salud. El ahora ministro de Salud, Francisco Alabí, sustituyó a Ana Orellana Bendek. Aunque las razones por las que Orellana fue sustituida nunca se hicieron públicas, el Gobierno la relegó durante las conferencias de prensa sobre el combate al virus.

Orellana Bendek fue interpelada por la Asamblea Legislativa el sábado 15 de febrero, para que explicara por qué el agua que distribuyó la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) en San Salvador llegó con mal sabor, pestilente y con sedimento en enero de 2020. Como resultado de las interpelaciones, la comisión política de la Asamblea recomendó al presidente Bukele la destitución del presidente de ANDA, Frederick Benítez, y hacerle un llamado de atención a Orellana para aplicar el Código de Salud, su reglamento, normas y protocolos de control de calidad e inocuidad del agua.

Orellana también estuvo al frente de la presentación del Plan Nacional de Salud en los primeros 100 días de gobierno del presidente Bukele. GatoEncerrado reveló que ese plan era solo una campaña publicitaria, pero que en realidad no existía.

Esta revista también reveló que su reemplazo, Francisco Alabi, favoreció a su familia y funcionarios del Gobierno con compras durante la pandemia por COVID-19.

Más de GatoEncerrado

Publicidad