Bitácora Género

Estado salvadoreño enfrentará juicio ante Corte IDH por violentar derechos humanos de Beatriz

Por segunda ocasión, El Salvador enfrentará un juicio, esta vez, por la violacion a los derechos humanos de Beatriz, quien enfrentó una emergencia obstétrica que ponía en riesgo su salud, pero que no obtuvo una inmediata interrupción del embarazo debido a que la legislación salvadoreña castiga con cárcel este procedimiento. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos concluyó que el Estado violentó los derechos a la vida, integridad personal, vida privada y salud, tanto física como mental de Beatriz, por lo que el caso pasará a la Corte IDH.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Conferencia de prensa realizada por organizaciones feministas junto a familia de Beatriz. Foto/Gabriela Méndez

Por Gabriela Méndez

Por Gabriela Méndez

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó este 11 de enero que el caso de Beatriz fue remitido a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH),  por considerar que el Estado salvadoreño violó sus derechos a la vida, salud y garantías judiciales,  luego de que en 2013 se le negó la solicitud de interrumpir su embarazó por ser de alto riesgo y porque el producto no podría sobrevivir fuera de útero materno.

Ese mismo año, la Comisión de Derechos Humanos consideró que El Salvador no cumplió con las medidas cautelares y provisionales que había ordenado adoptar de no repetición, protección, prevención y reparación de los daños causados a Beatriz, una joven diagnosticada de Lupus Eritematoso Sistémico agravado con nefropatía lúpica y artritis reuma­toidea, una enfermedad que daña diversas partes del cuerpo y que ponía en riesgo su vida y la del feto.

Beatriz murió en 2017 en un accidente de tránsito, cuando viajaba desde la comunidad rural en la que vivía, en Jiquilisco, Usulután, hasta el Hospital Rosales para una consulta médica debido al lupus. A pesar de ello, su familia sigue buscando justicia en su caso. 

“El Estado debería garantizar el derecho (a abortar) de las mujeres”, manifestó el hermano de Beatriz. Añadió que el hecho de que el caso sea llevado ante la Corte IDH significa un logro para su familia. El joven dijo a GatoEncerrado que espera que el Estado salvadoreño reconozca que violentó los derechos de Beatriz y pidió que el gobierno del presidente Nayib Bukele vele por los derechos de las mujeres, para que casos como el de su hermana no se repitan. 

Delmi, la madre de Beatriz, dijo en conferencia de prensa este 12 de enero que el Estado le falló a su hija. “Me duele mucho. Ella ya no está con nosotros, pero le pedimos al Estado que cumpla con lo que ella quería, que no se vuelva a repetir este caso a otras mujeres”, expresó.

Gisela de León, directora jurídica del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), aseguró que llevar el caso ante la Corte IDH significa un paso más para obtener justicia.

Esta es la segunda vez que el Gobierno de Nayib Bukele se enfrenta a un juicio internacional relacionado con la violación a los derechos de las mujeres. En noviembre de 2021, la Corte IDH condenó al Estado salvadoreño por violentar los derechos humanos de Manuela, una mujer que fue castigada a 30 años de prisión tras sufrir una emergencia obstétrica. Murió esposada en la cama de un hospital.

Sara García, representante de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, dijo a GatoEncerrado que la condena del caso de Manuela le da mucha fuerza al caso de Beatriz. También, consideró que una nueva condena reafirmaría que el Estado salvadoreño está violentando los derechos de las mujeres debido a las leyes que establecen la penalización absoluta del aborto. “La Asamblea Legislativa tendría que asumir un debate serio, científico y laico, así como reformar el artículo 133 del Código Penal”, señaló García. 

La historia de Beatriz

Beatriz era una joven que vivía en la zona rural del Bajo Lempa. A los 18 años le diagnos­ticaron Lupus Eritematoso Sistémico (LES) agravado con nefropatía lúpica y artritis reuma­toidea. Debido a su enfermedad se complicó el proceso de embarazo, lo que provocó un parto prematuro. Su hijo nació con síndrome de distress respiratorio y enterocolitis necrotizante. 

En 2013 quedó embarazada nuevamente y fue ingresada en un hospital debido a que sus enfermedades se agravaron. 15 jefes de especialidades que conformaban el Comité Médico del Hospital Nacional de Maternidad recomendaron que se interrumpiera el embarazo por ser de alto riesgo y porque el producto no tenía cerebro y fuera del útero materno no sobreviviría.

La indiferencia del Estado 

En abril de 2013, Beatriz con apoyo de organizaciones defensoras de derechos de las mujeres, interpuso un amparo ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema Justicia (CSJ), solicitando la interrupción del embarazo para salvar su vida; no obstante, la misma Sala rechazó la demanda de amparo al “considerar que no hubo una conducta omisiva por parte de las autoridades demandadas”.

El caso de Beatriz fue conocido a nivel mundial, en ese momento recibió apoyo de diferentes organizaciones. Incluso, Nayib Bukele acusó a defensores de ser fanáticos y no defender la vida de Beatriz.

Años más tarde, a pesar de que su Asamblea Legislativa tiene el poder total para reformar las leyes en beneficio de las mujeres, el presidente Bukele cerró la posibilidad de legalizar el aborto terapeutico, al publicar en un estado de Facebook el 17 de septiembre de 2021 que no propondría "ningún tipo de reforma a ningún artículo que tenga que ver con el derecho a la vida".

El 28 de septiembre de 2021, organizaciones feministas presentaron una propuesta de reforma, “Beatriz”, la cual pretendía despenalizar el aborto en tres casos: Salvar la vida de la mujer cuando esta corre peligro, cuando la vida sea inviable la vida fuera del útero y en casos de violaciones sexuales a niñas, adolescentes y mujeres. Pero, el 21 de octubre del mismo año, con 67 votos los diputados de Nuevas Ideas juntos a sus aliados, emitieron un dictamen desfavorable de la propuesta de reforma.

Maria Antonieta Alcaide, directora de Ipas Centroamérica y México, aseguró que la propuesta de reforma Beatriz “no fue seriamente discutida por el congreso” y que la prohibición del aborto seguía cobrando vidas. 

Mujeres encarceladas 

El Salvador es uno de los países más estrictos del mundo en el tema del aborto. Es ilegal en todas las circunstancias y las culpables pueden llegar a enfrentar de dos hasta ocho años de prisión, no obstante, las mujeres que sufren abortos espontáneos o emergencias obstétricas en la mayoría de casos son condenadas por el delito de homicidio agravado, el cual tiene como pena mínima 30 años de prisión. 

La Agrupacion Ciudadana por la Despenalizacion del Aborto aseguró que la aplicación de la ley que penaliza el aborto es "criminalizadora" para las salvadoreñas, sobre todo para aquellas mujeres que son de bajos recursos.

Sara García dijo a GatoEncerrado que la penalización del aborto es una ley injusta y genera criminalización y persecución de mujeres que han sufrido abortos espontáneos o emergencias obstétricas. García aseguró que el caso de Beatriz pone en evidencia la violencia de Estado contra las mujeres.