Bitácora del régimen | Día 190

Comasagua bajo cerco militar tras homicidio

Agentes policiales mantuvieron chequeos de las personas que se dirigía hacia Comasagua. Fotografía / PNC

Por Carlos Hernández

Las 12 mil personas que habitan el municipio de Comasagua, La Libertad, amanecieron este domingo rodeadas por un cerco militar compuesto por 2,000 soldados y equipos tácticos de la Policía Nacional Civil (PNC), lo que reavivó los pasajes más intensos del régimen de excepción, avalado por la Asamblea Legislativa el 27 de marzo por una escalada de violencia en el país y que ha sido prorrogado en seis ocasiones.

A las 12:14 de la medianoche, la cuenta de Twitter de Casa Presidencial publicó que el presidente de la República, Nayib Bukele, se reunió con el gabinete de seguridad y el fiscal general, Rodolfo Delgado, para “afinar la estrategia de seguridad implementada en los últimos meses”. 

Posteriormente, a las 2:53 de la madrugada, Bukele anunció en su cuenta la imposición de un cerco militar en Comasagua bajo el argumento de frenar el accionar de la clica “Witmer Locos Salvatruchos”, del programa Libertad de la MS13. A este grupo se le atribuyó el asesinato del mandador de una finca identificado como Marco Antonio Pérez Henríquez, de 36 años de edad. El homicidio ocurrió en la tarde del sábado 1 de octubre, entre Talnique y este municipio enclavado en la cordillera El Bálsamo, a 30 kilómetros al suroeste de San Salvador.

“Sabemos que los pandilleros siguen ahí dentro.  Los equipos STO de la Policía entrarán en el cerco para identificar y neutralizar a los pandilleros. Los terroristas que logren evadir los operativos no podrán escapar del cerco, el cual se irá cerrando cada vez más, hasta que el último pandillero sea atrapado”, publicó Bukele. 

Agregó que “en unos días, la clica Witmer Locos Salvatruchos, que atemorizó a Comasagua durante décadas, dejará completamente de existir”.

En la entrada del municipio se encuentra un retén que realiza el registro de todos los vehículos que buscan pasar al lugar y, hasta este mediodía, únicamente dejaron pasar a personas que pudieron comprobar que son habitantes del sector. 

Las autoridades establecidas en el sitio aseguraron desconocer el tiempo que durará la restricción de entrada. 

La PNC desplegó un operativo en el municipio de Comasagua y comunicó que había “desarticulado” una clica de pandilleros que operaba en el lugar.

A las 4:42 de la madrugada, la PNC publicó en sus redes que habían capturado a seis miembros de la clica, entre estos una mujer. “Serán procesados inicialmente por agrupaciones ilícitas y les esperan más de 20 años en prisión”, señaló la corporación policial en su cuenta de Twitter. Sin embargo, no se precisó si se trataba de los autores del homicidio. Durante el día, la PNC siguió informando de más capturas de supuestos miembros de la pandilla MS13.

El homicidio de Pérez Henríquez sucedió mientras El Salvador inicia su séptimo mes en un régimen de excepción que suspende cuatro garantías constitucionales. El Gobierno ha asegurado que gracias a esto están por “ganar la guerra contra las pandillas”.

“Todos fueron procesados en el pasado por agrupaciones ilícitas y extorsión, siempre fueron liberados por los jueces. Esta vez no volverán a las calles”, precisó la Policía sobre los primeros seis detenidos que fueron presentados. 

Los pandilleros que logren evadir los operativos en Comasagua, según Bukele, “no podrán escapar del cerco, el cual se irá cerrando cada vez más, hasta que el último pandillero sea atrapado”.

Desde que se aplica el régimen de excepción, las autoridades han detenido a 53 mil 465 personas. También suman el decomiso de 1 mil 544 armas y 1 mil 919 vehículos.

El 1 de octubre, el ministro de Seguridad y Justicia, Gustavo Villatoro, destacó que “sumamos un total de 205 días sin homicidios desde que inició el gobierno de nuestro presidente Nayib Bukele. Paso a paso, construyendo un país libre y seguro para los salvadoreños de bien” al compartir la estadística de la PNC que no reportó homicidios el 30 de septiembre. No obstante, la PNC también señaló que ese día hubo cuatro supuestos pandilleros que murieron tras “un enfrentamiento” con agentes de la Policía en San Miguel. A partir del régimen, la forma en cómo la PNC contabiliza las muertes violentas ha cambiado, no clasificando como homicidios las muertes de supuestos pandilleros, tras órdenes de Bukele.

La imposición de los cercos militares ya se volvió una táctica recurrente durante el régimen de excepción y el gobierno de Bukele. Durante los primeros días del régimen, colonias como Montelimar, en Olocuilta, La Paz y comunidades como El Pino, en Santa Tecla y la 22 de abril en Soyapango estuvieron bajo cercos militares. Los habitantes de las zonas debían pasar por cateos realizados por policías y soldados. Los chequeos incluían revisar hasta las mochilas de niños y niñas. También en la entrada del Distrito Italia se impuso un cerco similar. 

Además, para el primer año de la pandemia por Covid-19 en 2020, Bukele ordenó que se cercaran las zonas de Chalchuapa, en Santa Ana, y el Puerto de La Libertad. Aunque dijo que se trataban de cercos sanitarios, fueron militares los que se tomaron las zonas. 

Las autoridades de El Salvador realizan detenciones masivas desde el 27 de marzo, cuando fue aprobado un régimen de excepción que permite detenciones sin orden judicial, declarado en respuesta a una escalada de violencia que cobró la vida de 87 personas del 25 al 27 de marzo.

El gobierno ha destacado que, gracias al régimen de excepción y el Plan Control Territorial (PCT), se mantiene la disminución de homicidios en el país. 

VISITA NUESTRO CANAL DE YOUTUBE