Diseño/Karina Hernández

Un representante de estudiantes enfrenta denuncia por violencia sexual en la UES

El representante de los estudiantes en la Junta Directiva de la Facultad de Ciencias y Humanidades de la Universidad de El Salvador, Josué Alejandro Ruano Ramírez, enfrenta una denuncia por violencia psicológica y sexual en contra de una estudiante de la misma facultad. La víctima llevó el caso ante la Junta Directiva, pero el punto fue sacado de agenda en la reunión 17 de octubre. En reiteradas ocasiones, la universidad ha sido señalada de fomentar la impunidad y proteger agresores e incumplir con la obligación de tener un reglamento para detectar y prevención la violencia contra las mujeres.

Por Gabriela Méndez

Por Gabriela Méndez

Otro caso de violencia de género salpica a la Universidad de El Salvador (UES), la única institución pública de educación superior. Josué Alejandro Ruano Ramírez, estudiante de Trabajo Social y miembro de la Junta Directiva de la Facultad de Ciencias y Humanidades, ha sido denunciado por violencia psicológica, emocional y sexual en contra de una estudiante de la misma facultad.

En agosto pasado, el Juzgado Especializado Segundo de Instrucción para una Vida Libre de Violencia y Discriminación para la Mujer de San Salvador concedió medidas de protección para la víctima por un plazo de cuatro meses, las cuales prohiben a Ruano Ramírez hostigar, perseguir, intimidar o realizar maltratos en contra de la estudiante, así como “acciones tendientes a generar incomodidad, acoso sexual o expresiones obscenas”.

La víctima relató a GatoEncerado que el acoso por parte de Ruano Ramírez empezó en 2020 y en marzo de 2022 ejerció violencia sexual en su contra. La estudiante buscó ayuda en la Colectiva Feminista, quienes le brindaron acompañamiento legal para acudir a la Procuraduría General de la República (PGR) e interponer la denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Como muchas de las estudiantes que sufren acoso sexual en el campus universitario, la víctima también acudió a las instancias internas de la UES; sin embargo, como ya lo ha evidenciado esta revista con otros casos, las autoridades la ignoraron

Un estudio sobre acoso sexual en la UES, realizado por la Red de Colectivas Feministas, reveló que el 80 % de las encuestadas desconocían cómo denunciar; pero que las que buscaron ayuda en sus facultades, les recomendaron no hacerlo por el peligro que representaba.

El 17 de agosto de este mismo año, la estudiante presentó el caso ante la Junta Directiva de la Facultad de Humanidades con la denuncia interpuesta en la Fiscalía, las medidas otorgadas por el Juzgado y un documento de la denuncia realizada en la Defensoría de los Derechos Universitarios.

El 21 de septiembre, la Junta Directiva tenía en agenda el caso para iniciar el proceso administrativo disciplinario en contra del denunciado; sin embargo, la reunión  fue interrumpida porque un grupo de estudiantes, entre ellos Ruano Ramírez, se tomaron el edificio del decanato, según relató un catedrático. Fuentes internas de la universidad aseguraron a esta revista que la toma del edificio se realizó con el fin de que la Junta no discutiera el caso. GatoEncerrado conoció que en la reunión del 17 de octubre se tenía previsto abordar la denuncia, pero sacaron el punto de agenda y no lo discutieron.

La Colectiva Feminista y otras organizaciones han cuestionado que las autoridades no se han pronunciado ni brindado medidas de protección a la estudiante, quien debe asistir a clases en medio de un ambiente hostil y adverso para su salud emocional dentro de las instalaciones de la UES donde el agresor goza de una posición de poder.

El pasado13 de octubre, el vicerrector académico de la UES, Raúl Azcúnaga, dijo que la postura de las autoridades centrales de la universidad sobre el caso de Ruano Ramírez es que debe aplicarse el debido proceso: “El que alguien sea funcionario o miembro de un organismo de gobierno, de ninguna manera puede significar que se pueda encubrir o significar que está encima de los reglamentos y mucho menos de las leyes de la República”, sostuvo Azcúnaga.

Exigen cumplir la LEIV y separar al estudiante

El pasado 12 de octubre, 18 organizaciones emitieron un comunicado en el que exigen a las autoridades de la UES a cumplir con el artículo 21 de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (LEIV) que obliga a las universidades a reglamentar internamente las acciones de detección y prevención de violencia contra las mujeres.

Asimismo, demandan que se apruebe el Protocolo de Atención, Prevención y Erradicación de la violencia contra las mujeres con relación a la LEIV. Además, piden a la Junta Directiva de la Facultad de Ciencias y Humanidades que separe a Ruano Ramírez de su cargo como representante estudiantil.

El vicerrector Azcúnaga reconoció que la UES incumple la ley y debe adecuar el reglamento interno a la legislación vigente en materia de protección de los  derechos de las mujeres. Azcúnaga también aseguró que el Consejo Superior Universitario ha integrado equipos de trabajo para que existan protocolos de atención y erradicación de violencia contra las mujeres.

Ruano Ramírez dijo a GatoEncerrado que la denuncia se trata de una “difamación” y agregó: “Aclarar primeramente que me enteré mediante redes sociales sobre este hecho (denuncia de acoso sexual), el cual es una clara difamación hacia mi integridad”. Luego, aseguró que las acusaciones son “completamente falsas y sin fundamentos”. Según Ruano Ramírez, el único objetivo de la denuncia en su contra es su destitución como representante estudiantil ante la Junta Directiva.

También aseguró que hasta el 13 de octubre, cuando habló con esta revista, desconocía las medidas que hay en su contra. “Hasta esta fecha no me han notificado nada, incluso fui personalmente a la Fiscalía General de la República y no encontraron nada”, sostuvo.

Señalan a vicedecana de encubrir el caso

Miembros de organizaciones de la UES han señalado a la vicedecana de la Facultad de Humanidades, Sandra de Serrano, de encubrir la agresión, incluso de interponer una denuncia contra el decano Wuilman Herrera para tapar la denuncia que Ruano Ramírez enfrenta en Fiscalía.

A pesar de que la denuncia del caso ha sido conocida en las redes sociales, Serrano aseguró que no tenía conocimiento de la denuncia en contra de Ruano Ramírez. “Si algo tengo es que yo sí rechazo todo tipo de violencia”, contestó a GatoEncerrado por medio de una llamada telefónica.

“A esta chica, si ha sido así, mi sororidad para ella (…) A mí que no me estén culpando de encubrimiento. ¿Yo cómo voy a encubrir si yo no sé? No conozco nada de eso. Eso lo hacen por querer dañarme, pero a mí no me interesa eso, yo sé cuál es el caso que tengo en Fiscalía”, dijo Serrano.

En el período del 1 de junio de 2021 al 31 de mayo de 2022, la Fiscalía General registró otras 7,023 denuncias por delitos de violencia sexual, similares a la de Ruano Ramírez. 

La memoria de labores de la Fiscalía también indica que hubo 6,144 denuncias de delitos de violencia psicológica.

Más de GatoEncerrado