Bitácora política

EUA se compromete a combatir corrupción, controlar migración y crear sociedades seguras en Centroamérica

Foto/Mónica Campos, en el punto fronterizo de Roma, Texas.

Por Beatriz Benítez

Por Beatriz Benítez

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Tras su visita a El Salvador y Guatemala, el enviado especial de Estados Unidos al Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, aseguró que el compromiso de la administración del gobierno de Joe Biden es trabajar con los países centroamericanos para cambiar las condiciones que han provocado la migración masiva irregular hacia México y los Estados Unidos. Según explicó, el eje central de las acciones será desarrollar las condiciones económicas, combatir la violencia, la corrupción y la impunidad. 

“Queda claro que tenemos bastante trabajo por enfrente, pero pensamos que construimos buenas bases con socios con los tres países”, expresó Zuñiga el 9 de abril, en una conferencia de prensa telefónica donde habló sobre su viaje del 5 al 8 de abril, así como la reunión que sostuvo ese mismo día con el canciller de Honduras, Ricardo Rosales.

Zúñiga sostuvo que el objetivo es “trabajar con el pueblo de Centroamérica para crear migración segura y legal, pero también sociedades seguras, prósperas y democráticas, donde los ciudadanos de la región puedan construir sus propias vidas con dignidad”.

El enviado especial de Biden destacó los encuentros con la sociedad civil, sector privado y periodistas para platicar sobre crisis migratoria, cooperación y de lo que pueden hacer en conjunto para establecer las condiciones viables al crecimiento económico y social.

El presidente Nayib Bukele no concedió una reunión al diplomático;  sin embargo, sostuvo un encuentro con la canciller Alexandra Hill Ticono, en la que acordaron crear grupos de trabajo para discutir temas de migración, economía, violencia y gobernanza, esta última vinculada a la transparencia y al estado de derecho. 

Zúñiga también anunció un acuerdo de cooperación de $2 millones en apoyo a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador (Cicíes) para 2021. “Es menos oneroso prevenir que perseguir la corrupción. Por ello, para la Comisión es importante unificar esfuerzos con todos los sectores para fortalecer a las instituciones salvadoreñas y que puedan transparentar el uso de fondos públicos, así como poder perseguir y sancionar aquellos actos de corrupción”, dijo el comisionado de la Cicíes, Ronalth Ochaeta, en una conferencia de prensa en conjunto con el encargado de negocios de la Embajada de EE.UU, Brendan O’Brien, el fiscal general Raúl Melara y Zúñiga.

En febrero, Estados Unidos también anunció que destinará $4 mil millones en cooperación para Guatemala, El Salvador y Honduras.  

“Ya vemos que los problemas profundos en Centroamérica representan problemas profundos para los Estados Unidos, se manifiestan en resultados en los Estados Unidos, y la verdad es que nuestras sociedades están tan vinculadas que cuando algo va mal en un lugar nos afecta a todos”, señaló el enviado especial en la conferencia de prensa.

El 8 de abril, el último día de Zúñiga en el país, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. publicó que en marzo de 2021 encontró a más de 172,000 personas que intentaban ingresar a lo largo de la frontera suroeste. Este total representó un aumento del 71 % con respecto a febrero pasado.

Indicó que el número ha aumentado desde abril de 2020, debido a razones que incluyen violencia, desastres naturales, inseguridad alimentaria y pobreza en México y los países del Triángulo Norte de América Central.  

En el caso de El Salvador, las estadísticas de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. también indican que la cantidad de encuentros con menores salvadoreños no acompañados ha incrementado en lo que va del año fiscal 2021 y ya superó todos los registrados en el año fiscal 2020, con más de 3,773. Y lo mismo ha sucedido con grupos familiares y adultos solteros.

En las estadísticas destaca un aumento de menores no acompañados que llegaron en marzo a la frontera de Estados Unidos con México y que supera más del 100 % en comparación a febrero. La cantidad también supera los 11,475 menores reportados en mayo de 2019 y los 10,620 de junio de 2014, que eran las cifras más altas desde que se empezaron a contabilizar en 2009, según la BBC News. 

Debido al aumento de migrantes, que Estados Unidos comenzó a recibir, el secretario del Interior de ese país, Alejandro N. Mayorkas, ordenó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias recibir, albergar y transferir de manera segura a los niños no acompañados que hacen el peligroso viaje a la frontera suroeste.

Según documentó GatoEncerrado en Roma, un pequeño pueblo de Texas, en Estados Unidos, la gente decide dejar sus países por la falta de oportunidades, la violencia y el cambio climático.