Estudiantes universitarios de Cacaopera, fueron reconocidos sus meritos academicos con una computadora portatil , por la Asociacion de Cacaoperenses. Foto/Cortesía

Con el apoyo de una asociación local, 23 bachilleres han sido insertados a la educación superior, en uno de los municipios bastiones de la guerrilla y con mayor tasa de analfabetismo del país.


Por Clanci Rosa

Juan Carlos Pérez es un joven de mediana estatura, alegre y con facilidad de elocuencia. Sus sueños no midieron distancia y vivir en Cacaopera, Morazán a 178 kilómetros al oriente de la capital, San Salvador, no fue impedimento para alcanzar un cupo en la Universidad de El Salvador (UES).

Morazán es uno de los departamentos con alto índice de analfabetismo según los datos de la última encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples de la Dirección General de Estadísticas y Censos (Dygestic), con un 21.4 % de analfabetismo solo es superado por el departamento de La Unión que tiene 23.7 % ; estos datos son calculados tomando como punto de referencia la tasa promedio de analfabetismo nacional de 12.4%.

Cacaopera fue bastión Guerrillero en los años 80´s. Es un pueblo pequeño, en sus calles polvorientas está gravada gran parte de la historia dolorosa que marcó más de una década al pulgarcito de América, y que dejó huellas que hoy en día siguen cargando como una cruz en el hombro. El  analfabetismo, según los habitantes toda la generación que creció en el conflicto, fue el obstáculo que les hizo imposible estudiar, pues Morazán es uno de los departamentos con más analfabetismo en el país.

Hace unos días se conmemoró la Firma de los Acuerdos de Paz del 16 de enero de 1992, que pusieron fin a la Guerra Civil de doce años. La población en su mayoría es consciente que los grandes temas como lo económico y social no fueron tratados como se debía y resultado de eso la desigualdad social, la pobreza siguen estando presentes hoy en día.


La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura ( UNESCO) define el analfabetismo como la situación de una persona que no posee las habilidades para leer y escribir con comprensión una frase simple y corta.


 

En la última encuesta de la Digestyc  se calculaba una tasa de analfabetismo a nivel nacional de aproximadamente un 12.4%,  donde el 7.8% está representado por mujeres y el 4.6 % corresponde a los  hombres. En el área urbana la tasa de analfabetismo es de  8.2 % y en el área rural de 19.9 % correspondiendo el 11.5 % para las mujeres y el 8.4% para los hombres.

En Cacaopera la actividad económica depende de la agricultura, ganadería y las artesanías, normalmente los jóvenes que tienen posibilidades estudian hasta bachillerato, la gran mayoría se queda con noveno grado y tanto hombres como mujeres se dedican a trabajar  la tierra.

ANALFABETISMO-INFOGRAFIA-DIGESTYC

Con el Conflicto Armado salieron de Cacaopera muchas familias, unos para unirse a la lucha revolucionaria y otros para tratar de sobre vivir, muchos de los que salieron tuvieron la suerte de covertirse en doctores, licenciados y decidieron volver y ayudar a su municipio, es así como crearon la Asociación de Cacaoperences.

A través de esta vía han logrado ingresar desde 2015 contando el ingreso del año 2017, 23 bachilleres en la Facultad de San Miguel de la UES. Juan Carlos Pérez ingresó en 2015 sin embargo,  llevaba intentando quedar en la UES desde 2008 pero no lo lograba.

"Se imagina lo frustrante que es querer estudiar y no poder pasar el examen, yo me desesperé, pero gracias a Dios lo logré en 2015 con el apoyo que abrió la Asociación, ahora soy CUM honorífico”, comenta orgulloso Juan Carlos Pérez, cuyo panorama se amplía más allá de las mítica montañas de su municipio.

Esta Asociación tiene un plan estratégico de trabajo, cuanta con una Junta directiva , presidida por el Doctor Arnulfo Herrera, exdecano de la Facultad de Medicina de la UES, conscientes del problema en el acceso a la educación básica y superior  nació la iniciativa de ayudar a los jóvenes a ingresar a la UES.

“Nos apoyamos de dos artículos  donde se establece ingreso por situación de extrema pobreza, municipios declarados en extrema pobreza por el PNUD, Cacaopera se encuentra entre estos municipios entonces es la oportunidad para que ingresen los jóvenes”, explicó Arnulfo Herrera.

Si bien es cierto la UES  examina a todo el que compre su recibo, miembros de la comunidad dicen que se obliga a competir a los jóvenes en desiguales condiciones, tal es el caso que muchos de los que se han sometido a la prueba no logran pasar, pues su nivel académico no es el mismo que aspirantes de institutos nacionales o colegios privados, por esta razón  buscan el ingreso a través de este artículo y pagan a los jóvenes un curso de nivelación académica dependiendo de la carrera para que puedan afrentar de mejor forma los retos universitarios.

Los jóvenes para ser aceptados a través de este recurso tiene que haber obtenido siete como mínimo de nota   en su promedio de bachillerato, además deben seguir todo un proceso burocrático, es ahí donde el apoyo de la Alcaldía de Cacaopera se ha vuelto fundamental.

"Nosotros ayudamos a los jóvenes con transporte hasta San Miguel cuando tienen que hacer sus procesos. Quisiéramos ayudar más, con becas de dinero por ejemplo pero no se puede, la Corte de Cuentas no deja; dicen que el Ministerio de Educación ya tiene un presupuesto destinado a educación y los fondos de la Alcaldía no pueden ser usados para eso, entonces en lo que podemos ayudamos, porque consideramos que la educación es fundamental para sacar a delante al municipio”, afirmó el alcalde de Cacaopera, José Pablo Amaya.

San Miguel, Cabañas , Morazán y La Unión son los departamentos ubicados en rojo por la DYGESTIC con mayor número de analfabetas; no es ninguna coincidencia pues estos departamentos fueron de los más azotados por la guerra y con los que el Estado tiene una deuda histórica.

Por las calles de Cacaopera la guerra no parece haber finalizado hace 25 años pues la gente aún espera algo más.

Comenta