PJL7GUeqy4s

En los últimos años, según Cristosal y OXFAM, ha ocurrido un incremento en la cantidad de víctimas de desplazamiento forzado interno en El Salvador. Al menos el 54 % de las víctimas son mujeres y niñas. Entre algunas de las causas está la violencia sexual de las pandillas en contra de las niñas.


Por Wendy Hernández y Marvin Díaz

Las mujeres que tuvieron que abandonar sus viviendas, por alguna razón relacionada con inseguridad, violencia sexual y economía, representan el 54 % de las 571 víctimas de desplazamiento forzado interno en 2018. Es decir, las mujeres son el rostro más visible ante este fenómeno. Así lo afirmó Rina Montti, oficial de Cristosal, en el foro denominado: "Justicia, Migración y Movimientos Sociales" organizado por Oxfam El Salvador, este 2 de marzo, en el campus de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA).

“El nivel de riesgo y vulnerabilidad que las mujeres enfrentan al estar en situación de desplazamiento, es particular. Porque usualmente quienes se han encargado de ser proveedores mayoritarios (sus parejas) deciden migrar ante las amenazas y situaciones de violencia. Esto quiere decir que el nivel de peso que tienen ellas es muchísimo más complicado, porque implica tener bajo su cargo a hijos, hijas, menores de edad o mayores de edad en su hogar”, dijo Montti.

La oficial de Cristosal agregó que "ha habido un incremento sostenido de niñas migrantes" y que la "hipótesis de este aumento es que esto se ha debido a la violencia sexual de parte de pandillas hacia las niñas”.

Ana Iris Martínez, gerente de influencias de campañas de Oxfam en El Salvador, dijo a GatoEncerrado que el foro permitió “socializar” y “reflexionar” con diferentes actores de la sociedad sobre cuáles son los desafíos que aún persisten en el tema del desplazamiento forzado interno.

"Es sumamente importante que no veamos el fenómeno de la migración como un tema que nunca ha existido o que es coyuntural, porque las caravanas que hemos tenido desde octubre del año pasado sin duda han puesto el tema en el debate público, pero este no es un problema nuevo, ha sido un fenómeno en crecimiento y que responde a diferentes factores como el de la violencia contra las mujeres y las niñas”, dijo Martínez.

Abby Maxman, presidenta de Oxfam América, aseguró que entre los factores que obligan a las personas a migrar de centroamérica están: la corrupción, impunidad,  impacto al cambio climático, violencia de pandillas y la violencia de género ejercida contra mujeres y niñas.

“Tenemos estadísticas drásticas que citar, y es que la región tiene la mayor tasa de feminicidios  del mundo. El día de hoy una mujer es asesinada cada 19 horas en Honduras y El Salvador. La mayoría de estos casos no son investigados y los perpetradores no son llevados ante la justicia. Las caravanas que salen de centroamérica son en su sentido fundamental una forma de protesta contra la negación de los derechos humanos y las políticas públicas fallidas de los gobiernos, políticas que han contado con el apoyo de Estados Unidos durante décadas”, expresó Maxman.

La presidenta de Oxfam América concluyó que las víctimas de la migración ahora “hablan abiertamente” de cómo sus Estados les han fallado. “Las personas harán lo necesario para simplemente sobrevivir”. También Maxman dijo que las medidas punitivas del presidente Donald Trump sobre recortar la ayuda a los países del triángulo norte por la constante migración de centroamericanos “no disminuirá la migración” y que las últimas caravanas son una respuesta de las personas ante los gobiernos que no las protegen.

Manuel Escalante, asesor del Idhuca, se refirió al fenómeno y coincidió con la presidenta de Oxfam en que el la problemática es la manifestación más pública de la incapacidad del Estado de una justicia social reparadora.

Foto principal: Foto/ ALER (https://www.aler.org/node/4093)

Comenta