El Juzgado 2° de Sentencia determinó la inocencia de Aldo Alexander Peña, el agente del Cuerpo de Agentes Metropolitanos que fue agredido por un agente policial en Ciudad Delgado, el 27 de junio cuando Aldo regresaba de la marcha del orgullo Gay en San Salvador. Un día antes de su audiencia, la abogada defensora decidió renunciar al caso. El jurado consideró que Aldo actuó en defensa propia en un mal procedimiento policial por parte del agresor. Aldo pasó más de 30 días incapacitado por los golpes recibidos.


Por Clanci Rosa

Mientras los ojos de los salvadoreños estaban puestos en la audiencia del caso del expresidente, Francisco Flores, ese mismo 3 de diciembre, a la misma hora, y en el mismo Centro Judicial "Isidro Menéndez", se desarrollaba la vista pública  del caso judicial de Aldo Alexander Peña, el hombre trans que fue golpeado por agentes policiales de la delegación de Ciudad delgada el 27 de junio de este año, mientras regresaba del desfile del Orgullo Gay en San Salvador.

Después de la golpiza que Aldo y  Sonia Rivera recibieron, fueron demandados por el agente policial, Luis Jesús Rivera, por agresiones a su persona por parte de Aldo, tras un mal procedimiento policial en Ciudad Delgado.

Sin embargo, llegar a esta resolución le ha costado "lágrimas" cuenta Aldo, inicialmente porque él vio el caso cuesta arriba, ya que enfrentaba a agentes policiales. Pero se armó de valor y decidió continuar, acompañado de su pareja sentimental, su madre y su amiga Sonia, quien también está involucrada en los sucesos, y está a la espera de la vista pública; Aldo siguió adelante.

Luego de dos audiencias, el juez del caso decidió enviarlo a vista pública. El jurado encargado de decidir sobre el caso, determinó que Alex era inocente, por lo que ha quedado libre de cargos.

Aldo pertenece a la organización de Hombres Trans de El Salvador (HT503),  quienes lo han acompañado en el proceso, al igual que otras organizaciones de la comunidad LGBTI.

Un día antes de esta audiencia, su abogada renunció. Aldo pretendía que la audiencia se suspendiera, puesto que no tenía abogado, no obstante el juez del caso no lo aceptó, y en el mismo momento previo a la audiencia le asignaron un abogado de la República que por obvias razones, no conocía el caso; Aldo pidió que se reprogramara para estudiar el caso, pero el juez decidió que no, así que  bajo esas condiciones, Aldo se enfrentó a la justicia.

Afuera de los juzgados, las personas de diferentes organizaciones sociales exigían justicia para el caso Flores, casi nadie sabía que también dentro de esos juzgados estaba Aldo encomendándose a Dios para salir bien librado.

Sonia y compañeros de HT, esperaban fuera del Centro Judicial,  mientras en la sala 2B de los juzgados, Aldo contaba ante el jurado y el juez lo sucedido; ambas partes llevaron a sus testigos. Por parte de acusadores llegaron como testigos agentes policiales que con sus palabras dejaron en evidencia el poco manejo de vocabulario que tenían para referirse a una persona LGBTI.

Mientras tanto, el apoyo hacia Aldo vía redes sociales se hizo presente, personas de El Salvador como de otros países se tomaron su fotografía con  la inscripción: "estamos contigo Aldo".

 

aldo

Personas de distintos países, mostraron su apoyo a Aldo a través de las redes sociales. Foto/ Facebook HT El Salvador.

 

Ese día fue uno de los más largos para Aldo, pero su final valió la pena “estoy feliz y con ganas de vivir y salir adelante. Ahora me falta que los juzguen a ellos y tomar unas consultas con un buen psicólogo ya que psicológicamente estoy mal” afirmó Aldo.

No obstante, para Aldo, la lucha no termina pues aún su compañera Sonia está pendiente de enfrentarse a un proceso de vista pública, ya que  también fue acusada de agredir al mismo  agente policial, de propiciarle un golpe en la cara que le ha causado daños, suceso que Sonia niega.

“Pido no se olviden que por defenderme, Sonia Pérez está en esto y aún no la han juzgado; falta ella para poder decir que todo terminó, para que mi felicidad sea completa” enfatizó Aldo.

Pero ¿qué opina Aldo de la justicia salvadoreña, después de enfrentarse a este proceso? “para mi sigue siendo deficiente e injusta porque a mi quienes me hicieron justicia fueron ciudadanos comunes como yo, si el juez hubiera decidido me condena, pero gracias a mi creador que utilizó a esas personas, yo ahora soy libre de cargos, cargos que jamás merecí”

Ahora solo falta esperar la resolución al caso de Sonia y el inicio del proceso judicial contra los agentes policiales que violentaron a Aldo y su acompañante, ya que Aldo ha dejado en claro que no parará hasta que haya justicia y los agresores reciban su castigo por lo que hicieron.

La comunidad LGBTI es vulnerable en toda América, pero es en países como El Salvador donde la violencia y discriminación se intensifica y cobran las  vidas de sus miembros. Por ahora El Salvador es uno de los países  que tiene los índices más altos de casos de asesinatos a la comunidad LGBTI y donde nadie paga pena por estos hechos, en medio de una de las más grandes deudas de investigación en casos de homicidios contra miembros de la comunidad LGBTI.

Lea también: Ser gay en El Salvador

Nicky, una sobreviviente de la discriminación laboral en El Salvador

Comenta