Exigieron a los diputados de la Asamblea Legislativa a que se utilice la semilla criolla y nativa en los cultivos salvadoreños, esto se da ya que algunas fracciones parlamentaria están a favor de uso de semillas transgénicas. La Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria  todavía  siguen en discusión dentro del seno legislativa.


Por Marvin Díaz

Organizaciones sociales y representante de la Mesa por la Soberanía Alimentaria llevaron hasta el seno legislativo una pieza de correspondencia para asegurar la utilización de la semilla criolla y nativa en los cultivos salvadoreños.  Esta iniciativa obedece a que dentro de la Comisión Agropecuaria en donde se estudia la Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria, se  pretende omitir por parte de algunas fracciones políticas los artículos 45 y 46 que contempla la utilización de esta semilla.

Carlos Coto, miembro de la Mesa por la Soberanía Alimentaria, aseguró que al existir una ley que respalde el uso de la semilla criolla en los cultivos habría una serie de beneficios para las familias. “Fortalecería al sector campesino, las familias tendrían alimentos más sanos, seriamos productores y no importadores, aprovecharíamos mejores las tierras”, expuso Coto.

La propuesta de Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria fue presentada en el año 2013 y desde esa fecha ha venido caminando a “paso lento” esto a raíz de interese empresariales y políticos, según los ambientalistas.  La no aprobación de estos dos artículos abriría un camino a las semillas transgénicas las cuales han sido catalogadas perjudiciales para la salud humana.

José Santo Melara, diputado del Frente Farabundo Martin para la Liberación Nacional (FMLN) y miembro de la Comisión  Agropecuaria, mencionó que quiere darles una mayor participación a las comunidades del manejo de la semilla criolla. “Las comunidades y los productores controlen todo el tema de semilla y no utilicen semilla manipulada”, dijo el parlamentario.

De acuerdo con los manifestantes, empresas como la Mosanto, los agronegocios, importadores de insumos agroquímicos, exportadores de semillas transgénica son los opositores de implementar en El Salvador el uso de la semilla criolla y nativa, además a este listado de empresas se le suma fracciones políticas que están insistiendo en invalidar el  articulo 45 y 46.

Angélica Gonzales, miembro del Movimiento Permacultural, exigió en nombre de las comunidades que llegaron al Palacio Legislativo,  a que se retome el tema de la semilla natural. “La semilla es parte de nuestra identidad del pueblo salvadoreño, nosotros como campesinos debemos de tener el control de nuestras semillas, exigimos que la semilla criolla y nativa sea la que se utilice en nuestro país para la seguridad alimentaria para nuestro pueblos”, dijo la líder comunal.

El Salvador existe un porcentaje muy reducido en la utilización de la semilla criolla y nativa. Carlos Coto indicó que dentro de dos meses se presentará un estudio completo sobre la situación y utilización de semilla en los cultivos.

Comenta