Un juzgado que con su burocracia lanzó a las manos de su asesino a Miriam en Santa Ana, y un sistema policial de 911 que tras varias llamadas a lo largo de más de media hora, nunca llegó a la emergencia


Por redacción Gatoencerrado

El silencio de las callejuelas y recovecos de los condominios Jardines de Zacamil en el municipio de Mejicanos en San Salvador, se rompió la noche del 13 de febrero cuando los vecinos atónitos, escuchaban el llanto y forcejeo de Graciela Ramírez evitando ser asesinada por su compañero de vida, Héctor Turcios, un hombre moreno y delgado que según investigaciones fiscales, esa noche apuñaló unas 56 veces a Graciela a pesar que los desconcertados vecinos llamaron por media hora al 911 que nunca llegó.

Días antes, Graciela había comprado su vestido de novia y lo abrazó con ilusiones, se lo talló y anheló que fuese del agrado de Héctor, con quien quería compartir su vida, misma que presuntamente él le arrebató.


Lea también: Más de 2,500 feminicidios en seis años en El Salvador


 

Tres meses después, el fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez, sentado en una conferencia de prensa, manifestó que los vecinos de Graciela escucharon cómo ella suplicaba por su vida al hombre a quien días antes le dio el ‘sí, acepto’ y con quien estaba dispuesta a vivir.

“Hubo por lo menos cuatro llamadas de vecinos informando al 911 de la policía diciendo que estaban agrediendo una mujer, esto fue cuando comenzó la agresión física y también hubo llamadas cuando la estaban agrediendo con el cuchillo y cuando la víctima decía “por favor mi amor no sigas… te amo”, dijo el fiscal Meléndez ante la prensa.

Este día, autoridades fiscales y policiales confirmaron la captura de Héctor Turcios en coordinación con la INTERPOL de Guatemala, país en el que se encontraba. Paralelo a su captura, se detuvo también a su hermanastro Ángel de Jesús Enriquez de 19 años de edad, acusado por complicidad. Ambos serán procesados por el delito de Feminicidio agravado.

 

El fiscal aseguró que la coartada de Turcios sobre una ruptura sentimental días antes del asesinato de Graciela, es falsa; además aseguró que se investigaría la desatención al llamado de emergencia

"Hemos encontrado el cuchillo con el que le causó las lesiones. También hemos desbaratado la coartada del novio, quien afirmaba que ya no eran pareja. Tenemos al novio, con prueba tecnológica, en la escena", dijo Meléndez.

 

***

Miriam González de 21 años de edad, llegó apresurada al Juzgado de Paz del municipio de El Congo, en Santa Ana el mediodía del 23 de abril pasado buscando auxilio porque presentía, quizás sabía, que Ángel Quijano, siete años mayor que ella y a quien alguna vez llamó el amor de su vida, la quería matar.

Ángel golpeaba a Miriam. Ella sufría violencia intrafamiliar del hombre que la enamoró una vez. Miriam llegó al juzgado a denunciarlo y a pedir medidas de protección, pero la ignoraron con un burocrático proceso que la obligó a salir de ahí en busca de otros requerimientos. Ese mismo día, según la Fiscalía, Miriam había sufrido una paliza con un palo a manos de Ángel.

"Parece ser que esta persona (Miriam) no fue atendida y se le pidieron algunos requisitos y se le mandó de nuevo a la calle (…) Por motivos de algunos requisitos de forma no se le da seguimiento, fue enviada a que fuera a obtener algunos datos... Dos horas después de acudir al Juzgado, se le da muerte", explicó Meléndez.

Dos horas después de haber sido desatendida, Miriam fue degollada presuntamente por Ángel cuando regresaba a su casa en una colonia llamada Altos del Platanar. Ángel la esperaba con un corvo.

“Siempre la maltrataba, le pegaba. Hoy (24 de abril) pensábamos venir a Medicina Legal para que le hicieran unos exámenes. Ayer (el día 23) le había pegado, como a las 11 le había pegado a garrotazos, por eso puso la denuncia. Fuimos al Juzgado de Paz de El Congo, pasamos como a las 2 (de la tarde), ya cuando regresamos la estaba esperando, solo le dijo: ‘Ya te sentís feliz, ya te vas a sentir feliz’. Y la agarró a machetazos”,  habría expresado la mamá de Miriam según recoge el periódico local La Prensa Gráfica.

Ángel Quijano es buscado por la justicia pero está prófugo. La orden de captura vencía este miércoles pero la Fiscalía pediría una prórroga.

El fiscal Meléndez aseguró que se iniciará una investigación en este caso por la desatención que sufrió Miriam.

"En el caso de El Congo, vamos a abrir una investigación paralela porque la víctima llega al juzgado de paz de la localidad y no es atendida por algún requisito de forma. Dos horas después, es asesinada por su exesposo, Ángel Ernesto Vides", dijo el Fiscal.

***

Según fuentes oficiales, de enero a la fecha se reportan 158 feminicidios, 26 más que en el mismo período del 2017 que reportó 132 feminicidios

El fiscal Meléndez, aseguró que pediría que acusados de feminicidio pasaran a guardar prisión en el Centro Penal de Máxima seguridad de Zacatecoluca, la cárcel más brutal y estricta de El Salvador.

"Le voy a solicitar al Ministro de Justicia, que los detenidos por Feminicidio sean remitidos al penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, porque si son tan machos para asesinar a una mujer, deben serlo también para enfrentar ese sistema penitenciario", expresó Meléndez.

 

Añadió que en estos casos, se repite un patrón de violencia económica sufrida por las mujeres,  pues sus esposos o novios como victimarios, reflejan ser siempre “mantenidos” por sus esposas quienes mantienen el hogar.

Los antecedentes más notorios, el caso del feminicidio de la periodista Karla Turcios, quien según la investigación fiscal, sufría violencia económica a manos de su presunto asesino, su compalero de vida, Mario Huezo.

Otro caso similar, el de la doctora Rosa Bonilla de Santa Ana, un caso ocurrido a inicios de este año. Fue asesinada presuntamente por su esposo quien además ejercía violencia económica en su contra según las investigaciones.

Meléndez aseguró que pedirá se revise la legislación salvadoreña al respecto de los feminicidios para garantizar la protección de las mujeres.

Recientemente el gobierno salvadoreño ordenó a sus dependencias establecer planes de trabajo en función de prevención de violencia contra las mujeres, en un plazo de 10 días.

Comenta

Publicidad