"Somos hijas, nietas, tataranietas de las brujas que nunca pudieron quemar”: Morena Herrera

La Colectiva Feminista celebró, este 31 de octubre, sus quince años. Lo hizo esta fecha simbólica, precisamente, como una acción política de reivindicación de las mujeres que han sido invisibilizadas en la historia y que fueron tratadas como brujas.

Por Karen Moreno

La Colectiva Feminista para el Desarrollo Local celebró, este 31 de octubre, sus quince años de existencia, en los que ha luchado por los derechos de las mujeres, la equidad y la democracia. La celebración tuvo lugar en el Cine Teatro de la Universidad de El Salvador (UES), bajo el lema: "Reconociendo a las Pioneras y Beligerantes", en honor a la labor de mujeres como Prudencia Ayala, quienes trabajaron por nuestro país en el pasado, así como al trabajo que desempeñan actualmente distintas lideresas feministas.

La celebración, además, fue en el Día de las Brujas, como una fecha simbólica para reivindicar los aportes que han hecho las mujeres para el desarrollo de los países, pero que han sido invisibilizadas en la historia.

"Somos hijas, nietas, tataranietas de las brujas que nunca pudieron quemar”, dijo Morena Herrera, una de las lideresas de la Colectiva feminista.

Irma Lima, representante legal de la colectiva, aseguró que en quince años han contribuido al fortalecimiento del movimiento feminista en El Salvador. Desde su constitución, en 2004, han tenido incidencia en distintos ámbitos, tales como economía, seguridad, derechos sexuales y reproductivos y medio ambiente.

Durante la celebración también fueron premiadas 96 organizaciones de mujeres que trabajan para cambiar las realidades territoriales de la zona occidental, oriental y central del país. La colectiva también hizo el lanzamiento de un documento que sistematiza el desarrollo del accionar de las organizaciones que conforman la colectiva en el territorio.

De acuerdo con Morena Herrera, la colectiva tiene incidencia política en 69 municipios del país, sin importar el partido político, lo cual ha permitido cumplir demandas y reivindicaciones de los habitantes de los territorios.

Entre sus últimos logros, está la labor medioambiental. El pasado 27 de octubre, en el municipio de Suchitoto, Cuscatlán, la colectiva participó en la coordinación de una consulta popular, en la que el 97.42% de los votantes dijeron sí a la creación de una ordenanza municipal que permite regular y gestionar el agua como bien público, ante la explotación que realiza la industria en la zona.

Eso sin mencionar que han apoyado a mujeres que han sido encarceladas después de experimentar partos extrahospitalarios.

Comenta