Editorial

GatoEncerrado se debe a sus periodistas mujeres

GatoEncerrado

GatoEncerrado

Periodismo independiente

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Editorial

Es imposible que GatoEncerrado exista y funcione sin las periodistas mujeres de la Sala de Redacción. No son solo la mitad del equipo, para cumplir una cuota de género, sino que tienen voz, voto y también poder de decisión editorial y administrativa. Aquí no se imponen las decisiones, aquí se construyen con la participación de todo el equipo, en el que las mujeres tienen igual peso y salario que los hombres.

Francamente, el trabajo de las mujeres periodistas ha hecho que GatoEncerrado crezca y se posicione como uno de los medios referentes del periodismo independiente de El Salvador.

Fue la periodista Carolina Amaya quien reveló que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales era cómplice de la depredación ambiental en Montecristo. El impacto de su publicación provocó que la exministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, suspendiera la carrera, a regañadientes. La misma periodista investigó y denunció cómo la familia Dueñas, una de las más poderosas del país, consiguió una cuestionada factibilidad de agua para construir en Valle El Ángel, con la complicidad de instituciones del Gobierno de Nayib Bukele. Una de sus últimas investigaciones fue la que reveló cómo la familia Zablah, con la suegra del presidente, están involucrados en la depredación ambiental y venta de lo última joya del lago de Coatepeque.

La periodista Carmen Valeria Escobar verificó y reveló cómo el Gobierno de Nayib Bukele lanzó, con una campaña de publicidad, un plan nacional de salud que no existía y que fue anunciado como una medida populista para incidir en la percepción de los salvadoreños.

La periodista Karen Moreno también explicó, a través de una nota de profundidad, cómo el sistema judicial es cómplice de agresores sexuales, cuando acepta cualquier excusa para dilatar los casos y revictimiza a las niñas.

La periodista Julia Gavarrete reveló cómo el FMLN hizo del servicio exterior un nicho familiar. Descubrió el nepotismo del partido de izquierda cuando estuvo en el Gobierno y denunció cómo muchos de los cargos en el servicio exterior eran ocupados por personas que no cumplían con los requisitos.

Por eso, y por una larga lista de investigaciones y aportes que hacen las mujeres periodistas de GatoEncerrado, es que admiramos y reconocemos su trabajo. Además, una política del medio es siempre buscar la justicia salarial para que cada una reciba lo digno, de acuerdo también con los recursos que tiene la revista, gracias a la cooperación internacional.

Este 8 de marzo, día en la que se conmemora el Día Internacional de la Mujer, y el 9 de marzo, día del paro internacional de mujeres, las periodistas de GatoEncerrado no van a trabajar y los hombres del equipo asumirán todas las responsabilidades, como un ejercicio reflexivo y en consecuencia a los valores que como revista perseguimos.

Política de género

El compromiso de GatoEncerrado, como organización periodística, con sus periodistas mujeres no es cosmético o meramente superficial. En este momento también está construyendo su política de género para prevenir o sancionar la violencia de género en la Sala de Redacción. En esto, la Colectiva Feminista nos está ayudando.

Queremos que GatoEncerrado sea siempre una Sala de Redacción libre de acoso, un espacio donde las periodistas puedan ser escuchadas, tomar decisiones y cumplir sus sueños de hacer periodismo serio, independiente y sin ningún tipo de limitantes por su condición de mujer.

GatoEncerrado

GatoEncerrado

Periodismo independiente

Más de GatoEncerrado

La funcionalidad política de los falsos dilemas

Apoyar a los mismos de siempre o al gobierno conforma el dilema más claramente introyectado y repetido por buena parte de la sociedad. Activa un juego de suma-cero de amigos y enemigos, de buenos y malos, como si quien critica al gobierno favorece a la vieja política. El dilema es falso porque confunde un señalamiento con un respaldo. Nadie defiende la vieja política sucia, pero tampoco la nueva que reinventa las viejas mañas de aquella.

Comenta

Publicidad