Ser trans y estar en cuarentena

Estas son algunas de las discriminaciones e incomodidades que sufrió, en los primeros días de cuarentena, un hombre trans que platicó con GatoEncerrado. Organizaciones LGBTI piden que las autoridades traten dignamente a los hombres y mujeres trans.

Por Marvin Díaz

Juan, un hombre trans, y su pareja llegaron a la frontera de San Cristóbal, en Santa Ana, el viernes 13 de marzo. Cuando pasaron por el control migratorio, los oficiales de migración solo permitieron el ingreso de Juan. Mientras que su pareja fue enviada de regreso hacia Guatemala, de donde es originaria. Explicaron que tenía que ser así por las restricciones que El Salvador adoptó ante la pandemia del COVID-19.

Después de que Juan se despidió de su pareja, se sometió a una revisión médica en la frontera, para luego ser trasladado hacia un centro de cuarentena en Jiquilisco, Usulután. Fue en el chequeo médico donde, según Juan, comenzó una serie de discriminaciones en su contra por ser un hombre trans. De hecho, luego se enteró que no era la única persona trans discriminada por el personal médico e incluso por otras personas en cuarentena.

Una de las discriminaciones que las personas trans han enfrentado en cuarentena es que el personal médico se ha negado, desde un inicio, a respetar su identidad.

"Yo les dije que si me hacían el favor llamarme Juan y no por el nombre de mi DUI. La enfermera me dijo: "no puedo". Todo el tiempo me llamó por señorita y hasta me dijo señora", contó Juan. 

En el centro de cuarentena, las autoridades ubicaron a Juan y a otras personas trans en dormitorios donde sentían incomodidad por estar en lugares contrarios a su identidad.

"Yo y otros seis hombres trans fuimos llevados al área de mujeres. Es incómodo que las mujeres se te queden viendo porque piensan que les vas a faltar el respeto. En el caso de otras seis mujeres trans, también fue lo mismo. A ellas las colocaron en el área de los hombres. Los hombres se les quedaban viendo y no las quería en ese lugar", recordó Juan.

Juan también contó que por esa razón no logró dormir durante los tres días que estuvo en Jiquilisco. Con los otros hombres trans, que encontró en el centro de cuarentena, tomó la decisión de pasar las noches y las madrugadas a pocos metros del dormitorio. Todos compartían la misma incomodidad de dormir en un espacio hacinado de mujeres. En esas noches, mataron las horas de sueño con pláticas.

Desde su llegada al centro de cuarentena, las personas trans carecieron de mascarilla, alcohol gel, jabón, toallas y utensilios de higiene personal.

"Estaban dando unos kits, uno para hombre y mujeres. Tenían lo mismo, pero unos tenían toallas para mujer. A todos nosotros nos dieron kit para hombres, a ninguno nos dieron toallas sanitarias. Uno de los chicos del grupo andaba con una fuerte menstruación", relató Juan.

Juan contó que luego de tres días en Jiquilisco, el grupo de personas trans fue separado. El domingo 15 de marzo, seis mujeres trans fueron sacadas del centro de cuarentena y llevadas a un microbús negro. Juan dice que no supo a qué centro de cuarentena fueron trasladadas.

Juan fue llevado hacia el Centro Obrero, conocido como el Refugio, en la Palma, Chalatenango. En ese lugar, según Juan, el personal médico ha insistido en llamarlo por su nombre según DUI y no por el nombre con el que se identifica.

Voceros de la organización Comcavis Trans dijeron a GatoEncerrado que han registrado dos casos de vulneración de derechos humanos en contra  de mujeres trans en centros de cuarentena. Una de ellas procedía de Guatemala y otra de México, según informó Amalia Leiva, encargada de formación y educación de Comcavis.

"Por ejemplo a esta personas trans, la vulneración empieza en cómo se dirigen a ellos y ellas. De cómo los médicos se dirigen a ellas, las preguntas de abordaje y de cómo se les llama por su nombre. El personal destinado para los albergues no está preparado, ni sensibilizado. No hay una preparación técnica y profunda para abordar una persona trans", dijo Leiva a GatoEncerrado.

Leiva también señaló que en general, no solo para las personas trans, el hacinamiento de personas en los primeros días de cuarentena fue un problema. 

LGBTI piden trato digno a las personas trans

Bryan Rodríguez, vocero de la organización Hombres Trans (HT El Salvador), consideró que exponer a una personas trans a vulneraciones de derechos humanos puede ocasionar estrés.

"Solicitamos a la PDDH y al presidente Nayib Bukele que velen por el trato digno de las personas que están en resguardo, y más a las personas LGBTI que son vulneradas por la falta de respeto e intolerancia" dijo Rodríguez a GatoEncerrado.

William Hernández, de la organización Entre Amigos, dijo que los protocolos del Ministerio de Salud, que reconocen la expresión e identidad de género, no se están aplicando en los centros de resguardo. 

"Estamos ante una emergencia y no se están utilizando las reglas establecidas. El personal de salud no ha sido preparado para atender a una persona con expresión distinta. Es una carencia del sistema público y de la persona", comentó Hernández.

Comenta