Bitácora ambiental

Ambiente y Cultura incumplen orden judicial de informar sobre la situación del río Sensunapán

Líderes de comunidades indígenas ven una amenaza en la construcción de una octava represa hidroeléctrica en el río y piden a la Cámara Ambiental que emita medidas cautelares para proteger el río, sus sitios sagrados y su forma de supervivencia. Mientras tanto, Los ministerios de Medio Ambiente y Cultura siguen sin informar a la Cámara Ambiental lo que observaron en una inspección realizada el 4 de marzo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Río Sensupán. Foto/Emerson Flores

Por Marvin Díaz

Por Marvin Díaz

Los ministerios de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y Cultura han incumplido, hasta este 25 de mayo, una resolución de la Cámara Ambiental de Segunda Instancia de Santa Tecla, emitida el 22 de marzo pasado, que les ordenaba informar sobre la situación del río Sensunapán y sus sitios sagrados y culturales. Así lo confirmó a GatoEncerrado el juez de la Cámara, Samuel Lizama. 

Los informes que los ministerios y también la alcaldía municipal de Nahuizalco tenían que presentar ante la Cámara, a más tardar en abril, debían de ser elaborados con base en la inspección que realizaron el 4 de marzo pasado, en el río Sensunapán. El juez Lizama agregó que la Cámara todavía sigue esperando los informes. 

Las comunidades indígenas de la zona y sus líderes comunitarios, principalmente de los cantones Sisimitepec y Pusthan, han denunciado que en el lugar hay sitios sagrados, con valor arqueológico e histórico que pueden ser afectados, incluso ambientalmente, con una nueva represa hidroeléctrica que la Sociedad Sensunapán S.A de C.V tiene interés de instalar en la zona. Si esa represa se construye, sería la octava en operar en el río Sensunapán. 

Ante la preocupación de las comunidades que ven la nueva represa hidroeléctrica como una amenaza a su forma de supervivencia y tras la “pasividad” con la que han actuado los ministerios y la alcaldía, los líderes comunitarios llegaron hasta la Cámara Ambiental, este 25 de mayo, para solicitar que emita medidas cautelares de protección para el río Sensunapán.

El silencio gubernamental y el incumplimiento de la resolución, según criticaron los voceros de las comunidades, son parte de una estrategia “dilatoria” a favor de la Sociedad Sensunapán para la construcción de la octava represa hidroeléctrica.

“La evaluación para el otorgamiento del permiso ambiental para la ejecución del proyecto Nuevo Nahuizalco II, continúa su curso en sede del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y al observar la conducta pasiva de las entidades referidas, nos encontramos en una situación en la que es posible determinar una actitud dilatoria con el objetivo de favorecer a la persona jurídica que pretende desarrollar este proyecto”, cita el documento que los líderes comunitarios llevaron a la Cámara para solicitar las medidas cautelares. 

En julio de 2019, la Sociedad Sensunapán presentó al Ministerio de Medio Ambiente, en los primeros días de la gestión del presidente Nayib Bukele, una nueva solicitud de permiso ambiental para levantar una represa hidroeléctrica. En 2014, la Sociedad ya había presentado una solicitud de permiso ambiental, pero el ministerio la rechazó, según consta en una resolución con número de referencia 7978-237-2014, bajo el argumento de que el proyecto no garantizaba la continuidad de las “actividades ligadas a los medios de vida local”, pues la hidroeléctrica reduciría el flujo del río en sitios como El Jaibillo, la Cueva Pericos y la zona conocida como “El Puente”, entre otros.

En 2019, sin embargo, tras admitir la nueva solicitud de permiso ambiental y en pleno confinamiento obligatorio por la pandemia de COVID-19, el Ministerio de Medio Ambiente envió una solicitud a la alcaldía de Nahuizalco para iniciar el proceso de consulta pública, que debe realizarse por ley en el trámite de permisos ambientales. La solicitud del ministerio fue rechazada por el exalcalde Jorge Willer Patriz.

Tras enterarse de la admisión de la nueva solicitud de permiso ambiental, las comunidades indígenas iniciaron una serie de acciones para defender el río Sensunapán, que además de tener un carácter sagrado para ellos también les provee lo necesario para su forma de sobrevivencia. Una de esas acciones fue protestar, el 24 de junio de 2020, en las instalaciones del Ministerio de Medio Ambiente para exigir que no conceda el permiso.  

Un año antes, en julio de 2019, el Ministerio de Cultura, liderado en ese momento por la actual diputada del partido oficialista Nuevas Ideas, Suecy Callejas, revalidó una factibilidad dada en 2006 para la construcción de la Central Hidroeléctrica Nuevo Nahuizalco II, con la que, según las comunidades, serán destruidos varios sitios sagrados.

Publicidad

Publicidad