Bitácora ambiental

Asamblea disuelve el Fondo Ambiental y pasa funciones al ente rector del agua

Con 61 votos a favor de los diputados de Nuevas Ideas, Gana, PDC y PCN se aprobó la Ley de Disolución del Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES), luego que el Ministerio de Medio Ambiente argumentara que ambas instituciones tienen atribuciones y competencias similares; sin embargo, las funciones son distintas. 

El presidente del Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES), Jorge Castaneda, quien asesoró a la comisión en la definición de las fórmulas para los cánones. Foto/Asamblea

Por Marvin Díaz

Por Marvin Díaz

La Asamblea Legislativa disolvió el Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES) y trasladó sus competencias, funciones, atribuciones y responsabilidades hacia la Autoridad Salvadoreña del Agua (ASA), creada en la Ley de Recursos Hídricos que entrará en vigencia el 12 de julio de este año. La ASA, además, tomará el control de los convenios y contratos de cooperación, los fondos (activos y pasivos), el presupuesto 2022 y el personal de FONAES.

La ley de disolución del FONAES fue presentada por el ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Fernando López, el pasado 16 de mayo, con el argumento de que las competencias y atribuciones del FONAES guardan afinidad con lo establecido en los artículos 122 y 130 de la Ley General de Recursos Hídricos, porque establece que deben desarrollarse acciones de protección y conservación del agua y de control de la contaminación.

Sin embargo, las funciones del FONAES son buscar recursos para incentivar, promover y financiar actividades de protección, conservación y manejo sostenible de los recursos naturales y el medio ambiente. Según su página web, actualmente recibe dinero de tres fuentes activas: compensaciones ambientales, sentencias ambientales y cooperación externa para ejecutar los proyectos.

Desde el punto de vista de organizaciones como la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) y el Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA), el FONAES y la ASA cumplen roles totalmente diferentes en cuanto a lo administrativo, gerencial y lo operacional. 

“No podemos equiparar la institucionalidad que se encarga de la captación de recursos con una entidad que se encarga de la administración del agua. No tiene ninguna similitud en lo administrativo, en los gerenciales y lo operacional”, comentó Omar Flores, director de Cultura de Derechos Humanos de Fespad.

En tanto, Ricardo Navarro, presidente del CESTA, consideró que la intensión es recoger fondos de cooperación internacional para el sostenimiento de la ASA. “¿Qué sucederá? Me atrevo a decir que mucha cooperación que daba fondos ya no darán, matan a los huevos y a la gallina”, cuestionó Navarro. 

El presidente del FONAES, Jorge Castaneda, quien asesoró a los diputados de Nuevas Ideas en la definición de fórmulas para los cánones en la ley de agua,  justificó que los proyectos que están ejecutando continuarán bajo la administración de la ASA. Asimismo, los convenios y contratos de cooperación entre la institución y entidades externas. 

“Hay una continuidad de los proyectos de restauración de ecosistemas y paisajes, de restauración ecológica de manglar, restauración de ecosistemas y conservación, y todo lo que tenga que ver con resarcir el daño ambiental de estas sentencias” dijo el presidente del FONAES, ante la Comisión de Medio Ambiente. 

VISITA NUESTRO CANAL DE YOUTUBE