624,000 salvadoreños no tiene acceso al agua, los más vulnerables son mujeres, niñas, poblaciones que viven en áreas de influencias de pandillas, privados de libertad, población indígena y población en situación de pobreza. El relator Léo Heller de la ONU realizó un análisis sobre la situación del vital líquido en el país.


Por Marvin Díaz  

Léo Heller, relator especial de la Organización de la Naciones Unidas ONU sobre derechos humanos al agua potable y al saneamiento, hizo observaciones preliminares al Estado salvadoreño en relación a la condición hídrica que experimenta el país.

Las observaciones del relator especial de la ONU se enfocaron sobre todo en los derechos humanos y situación al acceso de agua y al saneamiento; también en los sectores más vulnerables con la problemática hídrica;  la falta de un marco legal que garantice la accesibilidad del vital líquido a la población y la calidad y cantidad del agua en El Salvador.

“Hago un llamado al gobierno de El Salvador para que los derechos humanos al agua y saneamiento estén en el centro del núcleo de los planes y políticas nacionales”, dijo LéoHeller.

De acuerdo con el monitoreo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, El Salvador había alcanzado en el 2015 un 94 % de la población poseía un acceso mejorado al agua y un 75 % de los salvadoreños había logrado obtener un acceso mejorado a servicios de saneamiento. Para el periodo de 1999-2015 El Salvador aumentó la cobertura en conexiones domiciliarias en un 78 % de la población.

A pesar de los avances, El Salvador tiene deudas pendiente con alrededor de 600 mil personas que no tiene acceso al vital liquido, esto según la Asociación Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA). “El 99 % de las personas que no tiene ningún tipo de acceso al agua viven en las áreas rurales del país”, indicó Heller.

El consulto-hidrólogo, Julio Quiñonez Basagoitia, dijo que “el 89 % de las aguas están contaminadas y solamente un 15 % se puede utilizar o potabilizar para el consumo humano”.

Mujeres, niñas, poblaciones que viven en áreas de influencias de pandillas, privados de libertad, población indígena y población en situación de pobreza son parte de las victimas más afectadas por la crisis en el acceso de agua.

el relator, LéoHeller se refirió sobre la situación actual del acuífero de Nejapa el cual catalogó como “sobre explotado” y que datos reflejan que el nivel del acuífero baja cada año. “Yo visité esa región y observé que parte de la población rural no tiene acceso al agua”, expresó el relator.

Coca-Cola, ubicada en el acuífero de Nejapa consume 1.2 millones de metros cúbicos de agua. El acuífero cuenta con 4.7 millones de metro cúbicos, este abastece de agua al 46 % de la población que reside en la zona metropolitana del gran San Salvador.

Añadió el relator:“el principio centra del derechos al agua y saneamiento es que la prioridad del uso del agua es para el consumo humano y no para actividades económicas”.

Los centros educativos del país no pasaron desapercibidos a los ojos del relator especial de la ONU, según datos obtenidos del Ministerio de Educación, en el 2014 se contabilizaban mas de 1,110 centros escolares sin conexiones de tuberías para suministrar el agua potable.

Los centros penitenciarios del país sufren los efectos de la falta de accesibilidad del agua y saneamiento. El relator calificó de “un sistema precario” en relación al recurso hídrico. El centro penal “La Esperanza”(Mariona) tiene una capacidad de 1,000 personas, pero hoy en día cuenta con 5,297 reos. El hacinamiento de sistema carcelario contribuye a que los reos no cuentes con un sistema de agua adecuado y de buena calidad.

“Durante mi visita al centro penal La Esperanza pude observar que en una celda con graves problemas de hacinamiento tenia tubo de agua del cual succionaban con la boca para obtener el líquido. La celda contaba con un hueco para defecar y orinar para 15 a 25 reos, es obvio que a estas personas se les violenta gravemente el derecho al agua y saneamiento”, testificó el relator

El Salvador no ha podido cumplir los compromisos internaciones sobre el derecho al agua y al saneamiento esto por no existir un marco legal interno que regule y mejores las condiciones de los salvadoreños.

En tal sentido para el relator espacial de la ONU, existen tres principios importantes en que deben de basarse los diputados de la Asamblea Legislativa para poder aprobar una Ley General del Agua, ley que ha estado entrapada durante 10 años.

“El derechos al agua y al saneamiento deben estar en el centro de toda formulación legal del Estado; el uso prioritario del agua es para el consumo humano y no con fines económicos y el modelo y gestión del agua debe ser un modelo incluyente, participativo, democrático y crear espacio para los principales actores involucrados con el tema de agua”, concluyó Heller.

Otro de los puntos importantes en que el relator de la ONU hizo énfasis fue en la situación de la sequía en que El Salvador ha estado sumergida. Desde el 2013 los efectos del niño golpearon muy fuertemente los departamentos de La Unión, San Miguel, Morazán y Usulután, áreas rurales de la región oriental denominados “El corredor seco”.

El día 13 de abril se declaró alerta naranja para el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS) esto generado por el fenómeno del Niño, dicha declaratoria no se extendió en las zonas rurales en donde el impacto es más significativo por la situación de pobreza que viven algunas familias.

Las observaciones del relator especial de la ONU se dieron en su primera visita oficial durante 8 días en tierras cuscatlecas esto con el fin de evaluar de cómo el país implementa sus obligaciones en derecho humano relativo al agua potable y saneamiento.

Comenta

Publicidad