Cazadores furtivos matan a un puma en Chalatenango

Los puma son una especie en peligro de extinción. Las multas por matar o dañar fauna protegida van desde los 10 a los 100 salarios mínimos. El ministro de Medio Ambiente dijo en su cuenta de Twitter ya hay una investigación sobre el caso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cazadores furtivos asesinaron a un puma (Puma concolor) en En San Fernando, Chalatenango. La denuncia en redes sociales ha movido dos fotos, del Grupo de Fauna Silvestre El Salvador, en las que se observa al animal muerto, al que le cortaron las patas delanteras en símbolo de trofeo. Esta es una mala práctica que no cesa frente a la cuarentena domiciliar por COVID-19 en El Salvador.

El puma es una especie en peligro de extinción que se registra en el último listado publicado por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN). Además de los cazadores, los pumas deben sobrevivir con la deforestación y pérdida de bosques en el país.

El biólogo Rubén Sorto explica que “un cálculo de densidad mínima determina que un ejemplar de puma necesita, como mínimo, 110 kilómetros de territorio para caminar, cazar y vivir”.

El ministro de Medio Ambiente, Fernando López, dijo en un tweet que la cuarentena es una medida para evitar el contagio de COVID-19, “no es una oportunidad para la caza de animales en peligro de extinción en El Salvador”. El funcionario agregó que están investigando el caso.

El año pasado, la Fundación Naturaleza El Salvador con el apoyo de la empresa BioSistemas Network y la fundación Guanacaste Wildlife Monitoring, registraron nuevos hallazgos de pumas en Morazán. También denunciaron tener problemas con los cazadores furtivos.

Según el literal "a" del artículo 27 de la Ley de Conservación de Vida Silvestre: “matar, destruir, dañar o comercializar con especies de vida silvestre en peligro o amenaza de extinción” constituye una infracción grave. Las multas van desde los 10 hasta 100 salarios mínimos.

Comenta

Publicidad