Bitácora ambiental

Incendio en área protegida El Chino acabó con nidales de iguanas y cocodrilos

Los nidales de huevos construidos para la reproducción de cocodrilos y de iguanas, así como el hábitat de búhos y otras especies, se afectaron por un incendio provocado en el área natural protegida Zanjón El Chino, en el municipio de San Francisco Menéndez, en Ahuachapán, ocurrido entre el 29 de marzo y el 1 de abril.  También se quemaron más de 5 mil árboles de varias especies, entre ellos conacastes, cedro, caoba, guachimol, palma de sombra, papaturro, marañones y limón, que habían sembrado en los últimos tres años.

Incendió en área natural protegida El Chino. Foto/Cortesía

Por Marvin Díaz

Por Marvin Díaz

El área natural protegida Zanjón El Chino, ubicado en el cantón Garita Palmera, municipio de San Francisco Menéndez, al sur del departamento de Ahuachapán, nuevamente ha quedado dañada por un incendio de grandes proporciones ocurrido entre la noche del 29 de marzo y el 1 de abril de 2022.  

El cálculo preliminar es que el incendió, supuestamente provocado, pudo haber destruido nidales de huevos para la reproducción de iguanas y cocodrilos, así como el hábitat de otras especies en peligro de extinción. Además, de 5 mil árboles de un total de 8 mil diferentes especies que se habían sembrado en los últimos tres años.

Según el presidente del Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES), Jorge Castaneda, el área natural se había empezado a reforestar por la regeneración natural, la siembra de 8 mil especies de plantas y la construcción de nidales, después de que en 2015 el lugar fue depredado con la tala de árboles, caso por el cual fue condenado el exalcalde de GANA de San Francisco Menéndez, Narciso  Ramírez

Castaneda dijo que también habían limpiado los desazolves del Zanjón El Chino, un trabajo bastante peligroso. Explicó que cuando lluvia, probablemente, los canales se volverán a tapar con los residuos quemados.

“Le dieron fuego a toda el área natural protegida, perdiéndose cerca del 80% de todo lo que se había hecho”, sostuvo Castaneda, en la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa el 31 de marzo de 2021.  

“Los huevos de los cocodrilos, que se habían hecho nidales para eso,  y de las iguanas, probablemente ya no están. El hábitat de los búhos ha sido afectado. Las aves tuvieron que volar durante el incendio o probablemente ya no tienen casa”, añadió.

GatoEncerrado también habló con Juan Velásquez, guarda recursos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), quien explicó que la zona afectada pertenece a la porción 1-A1, una área de 30 manzanas reforestadas. Aseguró que con el incendió se afectó un aproximado de 15 a 20 manzanas.

De acuerdo con el presidente de FONAES, se quemaron 5 mil árboles de 8 mil que habían sembrado en los últimos tres años. En total, la Mesa por la Sustentabilidad del Agua y el Medio Ambiente de Ahuachapán (MESAMA), contabiliza unos 10 mil árboles afectados.  

El guardabosques explicó que el fuego consumió varias especies de árboles, entre ellos: conacastes, cedro, caoba, guachimol, palma de sombra, papaturro, marañones, limón, entre otros, 

El área protegida de El Chino, además de ser el hogar de cocodrilos, el pez lagarto (conocido como machorra), búhos y la lora nuca amarilla, especies en peligro de extinción, es importante porque sirve como conexión a humedales. 

Esta área natural protegida pertenece a un sistema de tres humedales de la Barra de Santiago, un Sitio Ramsar con reconocimiento internacional, según el registro del Inventario Nacional de Humedales de El Salvador 2018 del MARN. El Chino tiene una extensión territorial de 60 hectáreas, las cuales son amenazadas por la usurpación de tierras del manglar para cultivos y viviendas, la contaminación por agroquímicos y desechos sólidos, la tala de árboles, entre otras, señala el informe.  

Sara Guardado, representante de la MESAMA, organización comunitaria que trabaja por la recuperación de Zanjón El Chino, dijo que el daño provocado al área también afecta la alimentación de los pobladores.

 “Como ambientalistas es preocupante esta situación porque cuesta ver un árbol crecer para luego ver estas situaciones. Es la misma gente de la comunidad que sale afectada, ya que hay mucha cantidad de árboles frutales y forestales que se han perdido”, dijo a GatoEncerrado.

El fuego consumió entre 15 y 20 manzanas del área protegida El Chino.

Investigación

Para sofocar el fuego fue necesaria la intervención de las comunidades y al menos 10 guarda recursos: cuatro de Zanjón El Chino y seis del área natural El Imposible. Ellos se encargaron de apagar el incendio, dijo Juan Velásquez   

El guarda recursos aseguró que la Unidad Ambiental de la Policía Nacional Civil (PNC) realizó inspecciones el 3 de abril, junto a los técnicos del MARN, FONAES y los  guarda recursos, para establecer las afectaciones ambientales. El caso fue denunciado en la Fiscalía General de la República (FGR).

En ese sentido, Sara Guardado pidió a los ministerios de Medio Ambiente, Agricultura, Bomberos, Fiscalía y alcaldía de San Francisco Menéndez que desarrollen investigación exhaustiva para dar con los responsables del incendio.

El presidente de FONAES aseguró que volverán a reforestar el lugar con el apoyo de programas de gobierno como MOP Verde, y la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL). 

El Chino, una área amenazada

No es la primera vez que esta área natural protegida es amenazada. En 2015, el bosque del Zanjón El Chino fue deforestado por el exalcalde de San Francisco Menéndez, Narciso Ramírez, conocido como “Chicho”, según publicó GatoEncerrado 

En mayo de 2017, el Tribunal Ambiental de San Salvador, lo condenó al pago de 92,388 dólares, en concepto de Costos de Restauración del Ecosistema y Costos de Gestión institucional.

Sin embargo, el juez lo exoneró del pago de los costos sociales que ascendían a 34,587.00 dólares, y de los costos de extracción de la madera que ascendían a 51,245 dólares. Según la Fiscalía, el peritaje original realizado por técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, era por 182,133.52 dólares, pero la condena fue solo por 92,388 dólares.