Violencia contra la mujer persiste aunque denuncias disminuyen en cuarentena

El feminicidio de Silvia Yesenia Menjívar evidencia que la violencia contra la mujer persiste, aunque silenciosa durante la cuarentena domiciliar en El Salvador. El caso ocurrió en Chalatenango, después de ejercer labores de cuidado, debido a la necesidad económica. El fiscal general aseguró que las denuncias de violencia contra la mujer han disminuido, pero organizaciones de derechos humanos dicen que las mujeres no denuncian por temor a ser retenidas en medio del régimen de excepción o porque algunas instituciones están cerradas o enfocadas en la emergencia por Covid-19. 

Silvia Yesenia Menjívar, de 25 años, fue encontrada sin vida, y con señales de violación sexual, en una de las veredas del municipio de Nueva Trinidad, Chalatenango, el 1 de abril. Yesenia trabajaba cuidando niños en una zona urbana y salía hacia vivienda a las 4:00 p. m. La situación económica de su familia la había hecho tomar la decisión de seguir trabajando, a pesar de la cuarentena domiciliar nacional impuesta en el país, para evitar la propagación del Covid-19. 

El 31 de marzo no llegó a su casa y su mamá supuso que se quedó a dormir en el trabajo, por las restricciones de movilidad en el país.

En la mañana del 1 de abril, la madre de Yesenia se preocupó porque no sabía nada de su paradero. Así que decidió buscarla y pedir ayuda en la Policía Rural. En la sede policial le dijeron lo usual, que la iban a considerar desparecida después de 24 horas de no saber nada. Sin embargo, horas después, agentes de la policía acompañaron a la madre de Yesenia, hasta que la encontraron sin vida, a las 3:00 p. m. 

Como esa tarde llovió, la madre de Yesenia y las autoridades cubrieron el cuerpo hasta que agentes de Inspecciones Oculares, Fiscalía General de la República (FGR) y el Instituto de Medicina Legal procesaron la escena, a las 6:30 p. m. del 1 de abril.

Estos son algunos de los datos que el Movimiento de Asociaciones de Mujeres de Chalatenango, (MOAMUCH) compartió a través de un comunicado de prensa, en el que también exigió que las autoridades resuelvan el caso y hagan justicia para Silvia. 

"La pandemia no justifica que este asesinato no sea investigado con urgencia. Si no se atiende como corresponde, este sería un mensaje claro de que existe un espacio de mayor impunidad para la violencia contra las mujeres", consigna el comunicado de prensa de MOAMUCH. 

La organización feminista Las Mélidas también exigió a las autoridades que realicen las diligencias de investigación correspondientes y denunciaron que "la seguridad de las mujeres y el ejercicio del derecho a vivir una vida libre de violencia están siendo vulneradas" y al mismo tiempo invisibilizadas, debido a que los ojos de la población están sobre la crisis de la pandemia del Covid-19.

El caso de Yesenia demuestra, según organizaciones de derechos humanos consultadas por GatoEncerrado, que la violencia contra las mujeres persiste, a pesar de que las denuncias han disminuido en los registros de instituciones como la Fiscalía General de la República (FGR).

Cuarentena y violencia contra las mujeres

Silvia Juárez, coordinadora del Programa por una Vida Libre de Violencia Para las Mujeres de ORMUSA, considera que las mujeres están expuestas a victimizaciones "durante la emergencia por la delegación del cuidado y porque están en la primera línea de los trabajos que no van a interrumpir labores". Recomienda a las autoridades que activen mecanismo de protección en los territorios.

Raúl Melara, fiscal general, informó a través de su cuenta de Twitter que "de manera general, hemos tenido una baja en la denuncia de delitos, sobretodo durante la cuarentena domiciliar implementada a partir del 21 de marzo pasado". De acuerdo con datos de la FGR, desde el 16 al 24 de marzo no se reportaron feminicidios, mientras que desde el 1 de enero al 15 de marzo se registraron 11 en el país.

En relación a los delitos relativos a la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, sin contar los feminicidios, hubo 61 en la cuarentena parcial, desde el 16 al 20 de marzo. Durante la cuarentena domiciliar, a partir del 21 al 24 de marzo, se reportaron 29 delitos de violencia contra las mujeres. 

Para Juárez, "no es que disminuyan los hechos, sino que ocurren, pero hay más obstáculos para poner la denuncia y protegerse". Apunta que entre los obstáculos está que la población de mujeres tiene miedo de salir y ser detenidas por agentes de seguridad pública, que las instituciones estatales que protegen los derechos de las mujeres estén cerradas y temen que su situación no será relevante debido a la emergencia por el Covid-19 en el país. 

Angélica Rivas, de la Colectiva Feminista y quien coincide con Juárez, señala que "no es real que los casos (de violencia contra las mujeres) han disminuido", sino que las instituciones están enfocadas en la emergencia por Covid-19. Al menos eso es lo que han observan cuando la organización busca apoyo en la Policía para proteger a las mujeres.

"Un caso que atendimos esta semana, de una mujer que necesitaba apoyo en la noche, ante una situación grave de violencia en San Juan Opico, La Libertad, donde presentaba golpes, la Policía llegó y no hizo nada, ante un evidente cuadro de violencia física, y ahí volvemos al problema del 911 no está lo suficientemente capacitado, sensibilizado o no tienen voluntad de cumplir la ley, cualquiera que sea la razón las que pagan las consecuencias son las mujeres (...) Esta mujer pudo haber sido otro feminicidio, afortunadamente logro sobrevivir, pero en otros casos como el de (Silvia) Yesenia esto no fue así", explicó Rivas a GatoEncerrado.

Rivas también dice que el feminicidio de Silvia debe hacer reflexionar a las autoridades, y al país entero, para actuar ante el contexto de emergencia y cuarentena domiciliar que genere, como daño colateral, condiciones para que la violencia contra la mujer empeore.

Recomendaciones

La representante de la Colectiva Feminista dice que las instituciones de Gobierno deben seguir un plan para garantizar los derechos y la vida de las mujeres. Asimismo, ese plan debe implementarse en coordinación con todas las instituciones de Gobierno relacionadas con el tema y con organizaciones de la sociedad civil. De acuerdo con Rivas, el tema de la niñas, adolescentes y mujeres debe tratarse con prioridad y no como algo que puede esperar en un segundo plano.

Publicidad