Bitácora ambiental

Cámara reitera prohibición de construir proyecto hidroeléctrico en el río Sensunapán

La Cámara Ambiental le reiteró al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) que tiene prohibido entregar el permiso ambiental a la empresa Sensunapán S.A de C.V. para la construcción e instalación de la octava represa “Pequeña Central Hidroeléctrica Nuevo Nahuizalco II”. Siete represas instaladas sobre el cauce están deteriorando los ecosistemas y la biodiversidad del río. Una de las represas responsable del daño ambiental sobre la cuenca del  Sensunapán es la Compañía Eléctrica Cucumacayán, subsidiaria de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL).

Río Sensupán. Foto/Emerson Flores

Por Marvin Díaz

Por Marvin Díaz

En una resolución de fecha 12 de enero de 2022, la Cámara Ambiental de Segunda Instancia de Santa Tecla decidió mantener por seis meses más las medidas cautelares de protección para la cuenca del río Sensunapán, ubicado en el municipio de Nahuizalco, en Sonsonate. 

Con esta medida, le ordena nuevamente al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) no entregar el permiso ambiental a la empresa Sensunapán S.A de C.V. para la construcción de la octava represa “Pequeña Central Hidroeléctrica Nuevo Nahuizalco II” en el río.

“Prorrogarse por seis meses más la duración de las medidas cautelares, la cual se entiende que inició desde el 8 de diciembre de 2021 y vencerá el día 8 de junio de 2022”, cita la resolución de la Cámara Ambiental. 

Las medidas de protección son continuidad de la resolución emitida por los  exmagistrados de la Cámara Ambiental, Samuel Lizama y Cesia Romero, quienes fueron trasladados a otras sedes judiciales días después de que la Asamblea Legislativa aprobó un decreto para expulsar a jueces y magistrados.

El 7 de junio de 2021, los jueces ordenaron la suspensión del permiso ambiental a la empresa, y ordenaron al MARN, al Ministerio de Cultura, al Ministerio de Salud (Minsal) y a la alcaldía de Nahuizalco, cumplir con una serie de medidas para la protección ambiental y cultural del Río Sensunapán. 

La cámara le ordenó al MARN que inspeccionara y rindiera informes de siete pequeñas hidroeléctricas que están funcionando en el río Sensunapán. Asimismo, solicitó al Ministerio de Cultura que iniciara acciones de protección a sitios sagrados que se encuentran en la cuenca y actualizara la Política Pública para los Pueblos Indígenas de El Salvador. A Ministerio de Salud le pidió que realizara jornadas de limpieza en el río e informará sobre la disposición de residuos y desechos sólidos.

Para el caso del MARN, la cámara ordenó que se inspeccionará las represas:  Compañía Eléctrica Cucumacayán; la planta Nahuizalco, de Sensunapán S.A. de C.V.; planta Papaloate, de la Hidroeléctrica Papaloate S.A. de C.V.; la planta Juayúa, de la Hidroeléctrica Juayúa S.A. de C.V.; la planta La Calera, de Matheu y Compañía S.A. de C.V. Algunas de las hidroeléctricas vienen funcionando desde los años 1951 y otras desde los últimos 30 años (en los gobiernos presidenciales de Arena y FMLN). Todas las represas, según señaló la cámara, están ocasionado daños ambientales, como la disminución de agua de la cuenca del Sensunapán. 

El MARN ha cumplido a medias la resolución de la Cámara Ambiental. Hasta enero de 2022, solo ha presentado los informes de permisos ambientales de las hidroeléctricas Papaloate S.A. de C.V., Juayúa S.A. de C.V. y Compañía Eléctrica Cucumacayán. El ministerio sí ha cumplido con todas las inspecciones solicitadas, según consta en los documentos de la Cámara Ambiental.  

Una de las represas responsable del daño ambiental sobre la cuenca del  Sensunapán es la Compañía Eléctrica Cucumacayán, subsidiaria de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL).

A pesar del daño ambiental que ocasionan, estas “pequeñas centrales hidroeléctricas que forman parte de la Compañía Eléctrica Cucumacayán” son elogiadas por el gobierno “por contribuir a la transformación del sector energético en El Salvador, como estrategia impulsada por el Presidente Nayib Bukele”.

En un escueto comunicado de Casa Presidencial, el gobierno destacó a la Compañía Eléctrica Cucumacayán por su logros en generación de energía, asegurando que esto se “traduce en un beneficio directo para la población”. 

Sin embargo, las poblaciones de los cantones de Nahuizalco resienten los impactos ambientales que provocan las pequeñas hidroeléctricas instaladas sobre el río Sensunapán, como la disminución del agua en el caudal. Incluso, un Equipo Multidisciplinario de la Unidad de Medio Ambiente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) constató, a través de una inspección del 4 de marzo de 2021, daños ambientales por el manejo inadecuado del agua por las represas sobre el río. 

Los habitantes afectados han pedido a los nuevos magistrados de la cámara, Miguel Ángel Martínez y Karla María Murcia, que mantengan las medidas cautelares para proteger el río Sensunapán y declaren inadmisible la petición presentada por la hidroeléctrica Sensunapán S.A. de C.V, el 17 de septiembre, de retirar las medidas.  

Sin protección cultural en el Sensunapán

El Ministerio de Cultura sigue sin realizar acciones de protección y de preservación de los sitios sagrados que se encuentran sobre la cuenca del Río Sensunapán, así lo estableció la última resolución de la Cámara Ambiental del 12 de enero de 2022. Esta instancia judicial otorgó 15 días hábiles para que la ministra, Mariemm Pleitez, rinda informes sobre las medidas que ejecutará el ministerio para proteger al menos 11 lugares sagrados de las comunidades indígenas. 

Entre los sitios sagrados ubicados sobre el Sensunapán están: Cital Panisca, Mactacti At, El Pepeto, siete Cerritos, Cementerio-Fosa Común y Casco en Hacienda Mirazalco, Poza Los Tadeos, Paso Hondo, El Jabío, Caserío Los Carías y Los Trozos. Los últimos cinco sitios sagrados se encuentran en amenaza de destrucción por la instalación de la octava hidroeléctrica “Pequeña Central Hidroeléctrica Nuevo Nahuizalco II”, según consta en la resolución de la cámara ambiental. 

Hasta enero de 2022, el ministerio había incumplido esta medida cautelar. En la resolución de la Cámara Ambiental, Mariemm Pleitez se excusó diciendo que no han logrado cumplir la orden porque se necesita de investigaciones en los territorios en donde se encuentran los sitios sagrados. Aseguró que no han logrado hacer consultas públicas para las investigaciones por la situación de pandemia por Covid-19. 

“El Ministerio de Cultura tuvo conocimiento de la existencia de los sitios que las comunidades denominan sagrados. Posterior a ello, y debido a la pandemia por Covid-19, la convocatoria pública para realizar una investigación destinada a determinar el valor de los sitios identificados para ver la procedencia de las medidas de protección se ha visto limitada, pues al realizar la misma se corre el riesgo de colocar a la comunidad indigena de Nahuizalco en riesgo de contagio”, justificó Cultura ante la cámara. 

Cultura confirmó que no hay ninguna resolución ni acuerdos de medidas de protección, pero si han iniciado una investigación bibliográfica. 

De igual forma, la ministra comunicó a la cámara que están cumpliendo otras dos medidas cautelares: iniciar los trámites legales para reconocer los sitios sagrados y actualizar la Política Pública para los Pueblos Indígenas de El Salvador. Sobre esto, el Ministerio de Cultura informó que han iniciado un proceso de investigación técnica para el proceso de consulta libre, previa e informada. Además, aseguraron que están depurando el texto de la política de los pueblos indígenas para adaptarlo al actual contexto y adaptarlo a los planes y proyecto del presidente Bukele. 

Por otra parte, el Minsal informó a la Cámara Ambiental que durante el mes de diciembre de 2021 se realizaron reuniones, campañas de limpieza en la cuenca del Río Sensunapán, específicamente en los lugares del Sitio Sagrado Cital Panisca del cantón Pushtan, y el sitio Sagrado Los Encuentros, en el cantón Sisimitepet, ambos del municipio de Nahuizalco.